EFEMadrid

El director del Ballet Nacional de España (BNE), Antonio Najarro y la sastrería Oteyza vuelven a trabajar juntos en un "fashion-film" que se verá en la exposición "Balenciaga y la pintura española" a partir del próximo martes en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Arropado por las pinturas de El Greco, Velázquez, Murillo, Carreño de Miranda, Goya, Zurbarán o Zuloaga, y los trajes de Cristóbal Balenciaga, Najarro, vestido por Oteyza de negro riguroso con calza -falda asimétrica, cintura marcada- y capa española, ofrece un espectáculo a través de la danza que habla de tradición.

"Esta falda masculina nace a partir del patrón de la capa Zuloaga", explica Caterina Pañeda, de Oteyza, sastrería que acaba de firmar un acuerdo con la casa de lujo ruso TSUM.

"Con estas piezas hemos querido atravesar las líneas de la tradición con energía y belleza hacia una nueva progresión y expresión de la moda masculina", añade Paul García de Oteyza, que recuerda que "el negro tiñó la indumentaria de la corte de Felipe II y Balenciaga lo adoptó como color favorito".

Oteyza vuelve a bucear en la cultura y el regionalismo español, y plasma la fuerza y la masculinidad en prendas que respiran vanguardia bajo la interpretación de Najarro y los acordes de la música de Jesús Torres.

Comisariada por Eloy Martínez de la Pera, en esta muestra, la más grande que se dedica a Cristóbal Balenciaga (Guetaria, 1895-Alicante, 1972), se podrá ver que cada cuadro está acompañado de trajes, modelos icónicos que sorprendían a diseñadores coetáneos de Balenciaga como Christian Dior, que decía: "La alta costura es como una orquesta, cuyo director es Balenciaga. Nosotros, los demás modistos, somo los músicos y seguimos las directrices que el marca".