EFEMadrid

Bad Gyal abre los desfiles de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid de la mano de Andres Sarda, en un desfile que la artista también ha clausurado y que ha aprovechado para mostrar su carácter polifacético y su relación con la moda. “Me flipa la moda, me encanta involucrarme ‘a full’ en todo lo que hago”.

“Me he sentido muy a gusto, muy yo, y sobretodo muy fuera de mi zona de confort. Hacer cosas diferentes es algo que me mola”, ha dicho Bad Gyal a Efe tras bajarse de la pasarela de Andres Sarda, en la que con el arrojo que la caracteriza ha sido la encargada de abrir y cerrar el primer desfile dentro del calendario oficial de la pasarela.

Ataviada en lencería, zancos y un kimono mini de inspiración japonesa en tonalidades rojas y doradas, la artista ha inaugurado el desfile “Oriental Dream” de la firma lencera Andres Sarda, siguiendo la estela de otros rostros conocidos como Bimba Bosé, Victoria Abril o Rossy de Palma, entre otros.

Con en lanzamiento de su tema “Fiebre” en 2016, Alba Farelo (Vilasar del Mar, Barcelona, 1997) más conocida como Bad Gyal catapultó su carrera en la música, hasta hacerse un hueco y ganarse el apodo popular de “la reina del dancehall” en conciertos en los que sus letras atrevidas y sus bailes de “twerk” copan las redes sociales.

Cinco años después su carrera no ha parado de crecer. Y es que además de ser un emblema en la música actual lo es también estéticamente. Su coleta alta y tirante, su delineador y lápiz de ojos definido y sus estilismos la han convertido también en un referente de estilo ráchet, estética urbana ligada a la subcultura del trap y los nuevos géneros musicales que abandera.

“Cuando terminé mi primera pasarela pensé que en la prueba lo hice mejor. Es lo de siempre, en los conciertos también es así”, apunta la catalana, que ha sorprendido al público al recorrer la pasarela con aplomo y seguridad sobre zancos con plataforma y un minikimono con cola larga.

Reconoce que “adora” la moda, y la colección llega de la mano de Andres Sarda al tener una costurera en común con el equipo de lencería, con quien trabaja en sus proyectos. “Siempre le digo los diseños que quiero, hacemos muy buen equipo”, explica sobre los estilismos que elabora para lucir en sus distintos proyectos musicales.

“Me flipa la moda, me encanta involucrarme ‘a full’ en todo lo que hago. Estoy muy implicada en todo lo que me pongo, sean videoclips o conciertos” , apunta la artista, que define esta experiencia junto a Sarda como un sueño: “Estoy encantada, es una satisfacción encontrarte con personas como Nuria Sardá, que te tratan de lujo”, dice.

La determinación con la que ha pisado por primera vez la pasarela define el carácter de la catalana, ese que la impulsa como uno de los nuevos referentes feministas del momento. “Si represento eso, estoy haciendo algo bien. Todo el mundo se merece sentirse la reina algún día de su vida y todos los que pueda”, dice Bad Gyal tajante.

En sus letras, bailes y publicaciones predica este mensaje, el de ser fiel a uno mismo por encima de códigos y prejuicios. “Te tienes que querer tú. Es el mejor ‘lifestyle’, quererte y estar ‘a full’ contigo mismo”, explica la artista incidiendo en el mensaje que trata de consolidar con sus temas.

“Una mujer que se maquilla, que se viste con shorts y que enseña la raja del culo no tiene que ser diferente en cuanto a su alma o personalidad con otra que no se depila o que va rapada. Eso no dice nada de lo que somos, son solo herramientas”.

Consciente de su influencia y tras debutar sobe la pasarela, explica que le encantaría seguir ampliando proyectos en el sector de la moda: “Me encantaría poder diseñar mi colección algún día, pero siento que estoy en un punto de mi carrera en el que me queda muchísimo por hacer”, dice.

“El curro de artista es muy sacrificado, vivimos en la era del ‘streaming’, hay que estar siempre ahí. La música ha cambiado mucho y requiere muchísimo esfuerzo y dedicación, sean quince o dieciocho horas al día”, dice consciente de su situación, aunque no descarta futuros planes, y matiza tener “muchos sueños y aspiraciones” por cumplir.