EFEMadrid

Acostumbrada a que la definan como la nieta "barroca" de la duquesa de Alba, Brianda Fitz-James Stuart ha presentado este jueves una colección de moda en la que aúna dos de sus pasiones, el diseño y la ilustración. "Estoy contenta de volver a hacer moda, la echaba de menos", afirma.

Desde niña ha sentido pasión por hacer cosas creativas. El arte, forma parte de su ADN. "Creo que es un pasión que he heredado de mi abuela Cayetana de Alba", ha dicho este jueves a Efe Brianda Fitz-James Stuart.

"Esa cosa mía barroca puede que también sea un punto en común con mi abuela", dice con timidez y entre risas esta diseñadora que tras un parón de varios años vuelve a la moda.

Formada en el Instituto Europeo del Diseño de Moda, debutó en la firma la Casita de Wendy y luego creó Planet Palmer. Tras aprender el oficio, enfocó su carrera hacia su verdadera vocación: la ilustración.

Y ahora, sus ilustraciones de estética naíf, cuajadas de ingenuidad, colores vivos, los ha llevado a una colección completa para la firma española Trucco. "Son prendas frescas, alegres, románticas y con una nueva mirada al universo tropical", afirma.

Está contenta de volver a hacer moda, "la echaba de menos". Los últimos cuatro años ha estado volcada en la pintura y la ilustración que ha plasmado en un sinfín de soportes. "Me divierte hacer nuevas cosas, he querido probar nuevos caminos e ilustrar libros o proyectos de decoración".

Dice que lo bonito del estampado es que no hay límites, puedes estampar todo, "pero reconoce que cada soporte tiene su dificultad, son nuevos retos".

La artista ha trabajado, "muy cómoda", con el equipo de diseño de la marca para crear una colección cápsula para la temporada primavera- verano 2021, compuesta por 18 prendas con dos estampados exclusivos.

"Quería una imagen tropical, sin caer en lo tópico", dice esta diseñadora, que se han inspirado en la naturaleza del continente americano del siglo XV, un imaginario que se repite en diferentes tamaños, creando ritmo y dando textura a las prendas.

Le inspira la naturaleza, "no hay nada más bello y perfecto", además de las obras de El Bosco, Arcimboldo o los pintores prerrafaelitas y le apasiona el arte egipcio, las artes decorativas o el simbolismo.

"Nuevo mundo" es el nombre de este trabajo en el que destacan los tejidos naturales, como el lino o el algodón orgánico. Son prendas divertidas, ligeras, cómodas, versátiles. "He adaptado mi gusto a la marca, son piezas elegantes que no llaman la atención".

Con más de 59.000 seguidores en Instagram, esta joven no suele seguir tendencias, al contrario, las crea y defiende una moda más creativa.

Nacida en Madrid en 1984 y criada en un ambiente cultural, esta ilustradora es hija de Eugenia Fernández de Castro y Jacobo Siruela, conde de Siruela, fundador de la editorial del mismo nombre, además de escritor y diseñador gráfico. Ambos se encargaron de nutrir su infancia con literatura y pintura.

No solo sus dibujos, alegres, llenos de color, enamoran a marcas de lujo como Gucci o Hermés, también su personalidad e imagen transgresora le ha llevado a ejercer de modelo en el último perfume de Comme des GarÇons, aunque reconoce que modelo nunca ha sido.

"Hoy, con las redes sociales todo el mundo es modelo", dice Brianda Fitz-James Stuart, quien aclara que las veces que ha posado lo ha hecho "por amistad".

Confiesa que prefiere estar en un segundo plano. No se ve en ningún programa de televisión y sueña con abandonar la ciudad y vivir en una casa en el campo, "rodeada de naturaleza y animales".

Carmen Martín