EFEMadrid

Uniforme obligatorio en colegios, sello distintivo de Michael Jackson, estandarte de la década de los ochenta, y ahora, nueva tendencia al alza. El calcetín y los mocasines se convierten, una vez más, en el tándem más controvertido del momento, por el que pasarelas, tiendas lowcost e iconos de moda ya apuestan en sus estilismos.

Una moda tan odiada como amada que atesora legiones de fans y también de detractores. Esta excéntrica combinación vuelve al mundo de la moda como demostración de que ésta es siempre cíclica, y lo hace de la mano de modelos como las hermanas Hadid, Elsa Hosk, Katie Holmes y Prada o la nueva colección de Zara en su “look book”, en el que propone tendencias a través de las prendas de su catálogo.

Si en los meses de verano la modalidad de lucir sandalias con calcetines acabó por llevarse a su bando a aquellas más escépticas, la versión apta para otoño llega de la mano de estilistas y modelos, que hacen de los calcetines blancos de tenista un complemento a lucir mucho con muchos más calzados que los deportivos.

La estética “college” ha vuelto este otoño con fuerza. Prueba de ello son los gigantescos cuellos en brocados blancos que, literalmente se definen como “cuello bebé” y que tiñen los estilismos de un aire totalmente “naif”. Los chalecos de punto son la nueva vanguardia sobre camisas blancas y los zapatos de tira y tacón ancho se desvinculan de su aire más convencional para pasarse al otro extremo de absoluta modernidad.

En este conglomerado de tendencias y por encima de todas, los calcetines blancos, de tipo tenista y tan característicos de los ochenta y los noventa, eligen esta vez como compañeros indispensables a los mocasines. Con mucha plataforma, puntera cuadrada, con o sin cordones y en color oscuro, así es el modelo favorito de las expertas en la moda, aunque las calles aceptan diferentes combinaciones.

Un calzado polivalente que, aunque de aire romántico y clásico, presenta su faceta más punk al verse combinado con calcetines de aire sport, como propone Hermès sobre la pasarela. Los más atrevidos son los ornamentados con cadenas de grandes eslabones dorados o los diseños de Miu-Miu, que incorpora punteras metalizadas con pinchos y calcetín negro a juego, otorgando protagonismo al este detalle.

Si hay una firma que temporada tras temporada hace de los mocasines su producto estelar, esa es Gucci, que si hace años protagonizó editoriales y fotografías gracias a su peculiar modelo destalonado y con pelo en el interior, ahora lo hace con su faceta más clásica, con logo y la banda bicolor en verde y rojo. Mientras, Chloé apuesta por el modelo de hebilla lateral con calcetines burdeos, un color otoñal y apto para las más discretas.

Aunque, de cómo lucir este complicado dúo estilístico no hay reglas establecidas. Mientras que la supermodelo Elsa Hosk da a la combinación el protagonismo total de su estilismo al conjuntarlo con un “total black”, Bella Hadid aúna la tendencia con un “look” completo de los años noventa, en pantalón de tiro bajo y “crop top”, o bien con “Shorts” vaqueros de tiro alto y camiseta de manga larga.

La reina por antonomasia de las tendencias y el estilo nórdico Pernille Teisbaek apuesta por conjuntar calcetines con logo de Prada con los mocasines, mientras que La “it-girl” Gala González opta por lucir la tendencia con estilismos “color block” en verde lima, y con calcetines de estampado rosa y rojo que contrastan con el “look”, una máxima que comparte Blanca Miró, con calcetín rojo bajo mocasín blanco.

Diferentes combinaciones y formas de traer de vuelta una tendencia que, a pesar del año y las temporadas, no deja a nadie indiferente, conjugando en un solo estilismo elementos clásicos, deportivos y desenfadados que lejos de pisar con fuerza sobre la pasarela, lo hacen también en las calles.

María Muñoz