El Museo del Prado tiene todo listo para celebrar este miércoles la cena de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica que acogerá la pinacoteca a las 18.30 horas, y que se ofrecerá en el Claustro en el caso de los mandatarios y en la Sala de las Musas para sus acompañantes.

El museo lleva más de un mes trabajando en el evento que “ha exigido un trabajo intenso”, según ha explicado a Efe, Carlos Chaguaceda, director de Comunicación del museo.

Los mandatarios de la cumbre de la OTAN cenarán en el Claustro del museo, ubicado en la última planta de la ampliación de la pinacoteca diseñada por Rafael Moneo; se trata de un espacio diáfano, delimitado por un claustro del siglo XVII, integrado por dos filas de arquerías (sucesión de arcos).

La estructura formaba parte el antiguo monasterio de San Jerónimo el Real, conocido popularmente como Los Jerónimos y del que hoy en día solo queda su iglesia, próxima al museo. El claustro, que estaba en muy mal estado de conservación, fue desmontado pieza a pieza y montado en su interior con motivo de la ampliación de la pinacoteca en 2007.

En esta estancia se ha construido una tarima sobre la que se ubicará una mesa cuadrada con más de diez metros de lado, que acogerá la mesa de la cena. La estructura rodeará el lucernario que se encuentra en suelo de la estancia -rodeado por una barandilla- y que proporciona luz a las plantas inferiores, dedicadas a exposiciones temporales.

Para los acompañantes se ha elegido la Sala de las Musas, una de las dependencias más bellas de la pinacoteca, con paredes en estuco rojo pompeyano que también proyectó Moneo y que rinde homenaje al color utilizado por Goya para los retratos de la familia de Carlos IV.

En esta sala se ubican las ocho estatuas de mármol encontradas en el siglo XVI en Villa Adriana, en Tívoli, y que rodearán la mesa ovalada destinada a la cena de los acompañantes de los mandatarios.

Los eventos de este tipo siempre se realizan en salas donde no hay cuadros por motivos de conservación, ha explicado Chaguaceda.

Previamente todos los asistentes disfrutarán del concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica de Kiev en la Galería Central de la pinacoteca, donde el martes estuvieron ensayando y se encuentran algunas de las obras más importantes del museo, firmadas por Tiziano, Rubens, Carraci o Van Dyck.

Los mandatarios y sus acompañantes disfrutarán de un menú elaborado por el cocinero José Andrés, y serán recibidos por un grupo de autoridades en el que se encuentra Javier Solana, presidente del Patronato del Museo del Prado, ex secretario general de la OTAN y ex alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

El museo lleva mucho tiempo trabajando en la celebración de este evento y tratando de adecuar el espacio -"un edificio histórico con muchas restricciones"- a las necesidades técnicas y de seguridad de la visita.

Además, una parte de los acompañantes de los mandatarios visitarán este miércoles el Museo Reina Sofía, donde llegarán sobre las 13.00 para hacer una visita al "Guernica". La comitiva será recibida en el Patio Nouvel por el director del museo, Manuel Borja-Villel y la subdirectora, Mabel Tapia.

La visita será breve, apenas media hora, para visitar la mítica obra de Picasso en una visita guiada por el director del museo en el que explicará el contexto del cuadro antes de hacer una foto de familia.

La comitiva disfrutará luego de una comida en el restaurante del museo a cargo de Paradores, en el que degustarán productos típicos de la gastronomía española, como anchoas, vieiras confitadas, zorongollo extremeño, torta del Casar, pulpo a la parrilla, buñuelos de cordero o cerezas del Jerte.