EFEMadrid

El cerdo ibérico 100 % de raza pura, la oveja maellana, la pita pinta asturiana y el tomate rosa de Albesa son los cuatro productos españoles en peligro de extinción añadidos al Arca del Gusto de Slow Food a propuesta de los cocineros de Relais & Châteaux, que protagonizarán la campaña Food for Change para ayudar a su recuperación.

El Arca del Gusto, creada en 1996, es un catálogo de más de 5.500 alimentos de producción de calidad a pequeña escala promovido para preservar el patrimonio culinario y la biodiversidad y en su ampliación están colaborando los cocineros de establecimientos de Relais & Châteaux en veintiún países.

Por el momento se ha aprobado la inclusión de 39 productos tras la evaluación de veinte comités técnicos, Slow Food y la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo (Italia), aunque el objetivo es lograr 99 nuevas nominaciones para octubre, ya que del 7 al 10 de ese mes se desarrollará la campaña Food for Change.

En ella, los cocineros de la asociación hotelera concienciarán sobre alimentos casi perdidos y la importancia de proteger la biodiversidad, la herencia culinaria y los ingredientes, informa este viernes en una nota Relais & Châteaux, comprometida con la cocina a base de productos locales y de temporada.

España aporta al listado mundial el cerdo ibérico cien por cien puro, nominado por el cocinero Toño Pérez, del hotel y restaurante Atrio (Cáceres), quien recuerda que solo hay quince criadores de esta raza, de la que se comercializan 500 animales al año. "Podríamos perder la producción de jamón ibérico 100 % puro y sería una tragedia para la herencia culinaria española", advierte.

También se incorporan al Arca del Gusto la oveja maellana, propuesta de Rubén Catalán, de La Torre del Visco (Teruel); la pita pinta asturiana, una subespecie de gallina, nominada por Nacho García Canellada, de Palacio de Luces (Asturias), y el tomate rosa de Albesa, variedad de piel fina autóctona de la comarca de La Noguera (Lérida) defendida por Alain Guiard, del Hotel Neri (Barcelona).

"La biodiversidad no es sólo genética, sino también cultural; pertenece a la herencia y a las tradiciones del planeta entero", defiende el presidente de Slow Food, Carlo Petrini, para quien la industrialización del sistema alimentario pone en riesgo alimentos y pueblos.

Oliver Roellinger, vicepresidente de Relais & Châteaux, subraya la necesidad velar por la biodiversad porque, se pregunta, "¿cuál es el objetivo de comer la misma comida o beber el mismo vino en cada país alrededor del mundo?".

Además de los cuatro productos españoles, se añaden al Arca del Gusto algarroba y ulluco (Argentina), miel de Jicote Barcino y malanga (Costa Rica), contadura, cachipay y jijirre (Ecuador); cardamomo Ixcan (Guatemala), pollo valdarno (Italia), galinha preta lusitânica y pan alentejano (Portugal) y gamba de fuego de Taiwan, entre otros.