EFEMadrid

La "Orquesta del Encuentro", compuesta por casi sesenta jóvenes de toda América Latina y España, se reúne en Madrid bajo la batuta de Gustavo Dudamel donde ensayan sus tres únicos conciertos previstos en Oviedo y Canarias.

Alrededor de sesenta jóvenes, de entre 18 y 22 años, de toda América Latina y España forman parte de este programa formativo y creativo, "Encuentros", que celebra "la armonía, la igualdad, la dignidad, la belleza y el respeto a través de la música", ha resaltado Dudamel en una nota.

Se trata de un proyecto social, cultural, pedagógico, que aspira a ayudar a transformar la sociedad a través de la música, a que los jóvenes entiendan mejor el mundo en el que viven, a crear los nuevos líderes del futuro.

Es un proyecto comprometido con Iberoamérica, de máximo compromiso social, liderado por el director de Gustavo Dudamel y su Fundación, y con el apoyo del Gobierno de España a través de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y la AECID, el Alto Comisionado contra la pobreza infantil, la Secretaría General Iberoamericana, el Festival Internacional de Música Clásica de Canarias y el Ayuntamiento de Oviedo.

En esta edición, la primera en Europa -se celebró una inicial hace dos años en México-, el arquitecto Frank Gehry, se une como padrino del proyecto junto a una veintena de primeros instrumentistas de las orquestas más prestigiosas del mundo.

La "Orquesta del Encuentro" es una orquesta efímera que dará un concierto en Oviedo, el 25 de junio y dos en Canarias, 27 y 28 de junio, como invitada de honor al Festival Internacional de Música Clásica de Canarias .

Durante una semana, los jóvenes músicos -para algunos de ellos es su primer viaje- de América Latina y Canarias ensayarán en Madrid con Dudamel y más de 20 primeros instrumentistas de las orquestas más importantes del mundo, como la Filarmónica de Viena y La Orquesta Sinfónica de Gotemburgo.

La Fundación ha reunido a estudiantes de México, Estados Unidos, Bolivia, Chile, Argentina, Venezuela, Colombia, Perú, Uruguay y Nicaragua, además de España y Portugal.

Para el músico canario, Pablo Araya, este encuentro con la Fundación esta siendo una "experiencia inolvidable no solo por conocer al maestro sino por el encuentro en sí, que reúne a tanta gente, de tantos países", ha dicho a Efe. Una experiencia que agradece a los profesores.

En la misma línea, la colombiana Yumana Payares califica la experiencia "única. Me parece increíble juntar tantas culturas y compartir con ellas además de la experiencia el conocimiento musical. Estoy feliz y contenta. Hay que aprovecharla al máximo".

Estefanía Tezanosm, de Bolivia, estudia el violonchelo desde niña, siguiendo los pasos de su madre y asegura que cree "firmemente, que la música ayuda a que el mundo sea un lugar mejor porque al conectarse con nuestras almas nos inspira desde lo más profundo y motiva a crecer en todos los sentidos posibles".

Dudamel tiene previsto dirigir talleres y conciertos, además de módulos y clases magistrales encabezados por un profesorado compuesto por músicos de las principales orquestas del mundo.