EFEMadrid

Desde que los bañadores volvieron a ser una de las prendas veraniegas más demandadas no han dejado de expandirse, hasta tal punto que ya no solo cumplen la función de traje de baño, sino también marcan tendencia en los estilismos urbano y se convierte en el nuevo body, una pieza imprescindible.

La moda de baño se reinventa cada temporada con diferentes colores, cortes y estampados, pero el bañador siempre ha sido una apuesta segura, ya que, además de favorecer la figura de las mujeres, es una prenda que permite jugar con una amplia variedad de combinaciones.

Tanto es así que los bañadores ya no solo se ven conjuntados con pareos o vestidos playeros sino que la tendencia de combinarlos con todo tipo de prendas de calle, desde "shorts" hasta "blazers" pasando por faldas vaqueras, ha sido impuesta por diversas firmas.

"La combinación principal sería cambiar las camisetas, blusas y tops por esta prenda tan veraniega. Puedes, por ejemplo, combinarlo con una falda vaquera y añadirle, por ejemplo, un chaleco, camisa o "blazer", explica la "influencer" Lara Martín Gilarranz.

Modelos cada vez más innovadores, de cuello "halter", a modo corsé, con volantes, sin tirantes, de lentejuelas, "crochet", palabra de honor, asimétricos e incluso con transparencias, así son los actuales trajes de baño: sensualidad por los cuatro costados.

"La idea es poder sacarle mayor partido y utilizar ese bañador, que tanto te encanta, en otras ocasiones, no sólo para la playa o la piscina. Y, de esta manera, además de darle un aire distinto a nuestros estilismos, poder disfrutar en más ocasiones de ese bañador o bikini que te apasiona", apunta Martín Gilarranz.

Pero si las firmas son las encargadas de diseñar las propuestas, las modelos, "influencers" y "celebrities" son las responsables de propagar la tendencia.

Fue en 2016 cuando esta tendencia se impuso en las calles, siendo sus principales precursoras Kendall Jenner, Gigi Hadid o Vannesa Hudgens, quienes dieron al bañador una segunda vida combinándolo con bombers, chaquetas, pantalones o faldas.

Ahora Sara Carbonero y Chiara Ferrangni hacen eco de esta corriente estilística, puesto que, además de ser embajadoras e imagen de la firma italiana Calzedonia, demuestran ser unas claras defensoras de la doble función del bañador en su día a día.

Ya el pasado verano Amaia Salamanca, que fue imagen y embajadora de la firma Women Secret, sacó de la playa el traje de baño para la campaña, donde la actriz combinó las prendas de baño con faldas y pantalones.

Este año ha sido el turno de Blanca Suárez. La actriz es el rostro de la última campaña de la firma de baño española y no ha dudado en compartir en sus redes sociales diferentes conjuntos cuyo protagonista principal es el bañador.

"La combinación principal sería cambiar las camisetas, blusas y tops por esta prenda tan veraniega. Puedes, por ejemplo, combinarlo con una falda vaquera y añadirle, por ejemplo, un chaleco, camisa o "blazer".

Ya son varias las ocasiones en las que Paula Echevarría ha aparecido en público con un "look" que tiene como prenda estrella el bañador. Fue en el último desfile de Calzedonia en Ibiza, el pasado mayo, donde la asturiana lo combinó con una falda "midi" de tul y una "blazer" negra. Además de Echevarría, la modelo Ariadne Artiles y las "influencers" María Pombo, María Frubies y Teresa Bass también convirtieron, por una noche, el traje de baño en la prenda base de su "look".

Y es que si el bañador ya contaba con razones de peso para desbancar al bikini y coronarse como la prenda más "trendy" del verano, ahora suma un motivo a su lista.

Clara Salgado