EFESantiago de Compostela

Fairway, el foro del Camino, probablemente sea, entre el 7 y el 9 de noviembre, el primer evento en recuperar la "presencialidad" tal y como se concebía. Sus impulsores, Tono Mugico, Manuel Oreiro y Ana Trevisani dicen a Efe que "el sector necesita ponerse cara".

 P- Es doble Año Xacobeo. Si cabe, tiene por tanto más sentido este foro, que integra feria y congreso.

R- Ana Trevisani: Efectivamente, y lo hemos notado mucho. Hay que tener en cuenta que la gran conjunción de formatos que integra Fairway -feria, workshop, congreso, formación y actividades lúdicas para todos los públicos- hacen de esta cita vinculada al Camino de Santiago un evento único y muy especial.

El éxito de Fairway se encuentra, precisamente, en sus formatos y, entre ellos, la feria y el congreso. Además, el workshop es un espacio que permite a los profesionales mantener reuniones de negocio sobre el Camino de Santiago, algo absolutamente inédito y que en cuatro años se ha convertido en algo consolidado.

Por eso, siempre decimos que en Fairway no abundan los peregrinos, sino empresas que los están atendiendo en todos los tramos de las Rutas Xacobeas. A esto hay que sumar la gran expectación que Fairway está generando en las comunidades autónomas por las que pasa el Camino. De hecho, en esta cuarta edición de la feria contamos con la presencia de las comunidades por las que pasa el Camino. Por ello, el formato feria, congreso y workshop se encuentra más que consolidado después de cuatro ediciones.

P- Hablan de un camino más ajustado a futuro, concepto ambicioso.

R- Manuel Oreiro: Este año dedicamos el programa a la sostenibilidad, y precisamente lo que queremos es que Fairway sirva como un punto de inflexión para que veamos qué Camino y qué turismo queremos tener. Y todo este debate viene también motivado por la covid-19, que nos ha dado pie a hablar de qué Camino nos vamos a encontrar.

Así que la sostenibilidad nos sirve como eje central para hablar sobre esta pregunta: ¿qué va a pasar con el Camino a futuro? No en vano, una de las mesas de debate de Fairway tratará concretamente sobre el “resetearse”.

P- Estamos en un horizonte de pandemia mucho más positivo...

R- Oreiro: Sí, así que aprovechamos para preguntarnos qué pasa con las cosas sobre las que discutíamos tiempo atrás: intrusismo, seguridad, sanidad… Estos temas resultan de gran importancia y cruciales a la hora de ver qué cosas se pueden mejorar en el día a día de las Rutas Jacobeas. Planteamos un futuro ambicioso, pero también hay que ser conscientes de que Galicia tiene una responsabilidad con el Camino mayor que la del resto de comunidades autónomas.

Podríamos ser un ejemplo mundial, no solamente nacional, de cómo tratamos y cómo gestionamos nuestros Caminos de Santiago. Y todo lo que se haga en ese sentido, no solamente va a tener el apoyo del sector, sino que puede convertirse en un modelo a seguir para otros itinerarios de peregrinación en el resto del mundo. Y esa es la responsabilidad y el proyecto ambicioso que debe tener Galicia con el Camino de Santiago.

P- ¿Creen que hay masificación o ese temor es infundado?

R- Oreiro: En este momento, empezamos a contar con estudios contradictorios sobre este tema. Algunos afirman que tenemos ciertos Caminos saturados y otros dicen que los términos de saturación se están confundiendo, ya que no es lo mismo que la gente llegue a un mismo punto a la vez que tener masificado un destino. Creo que esto es trasladable tanto a Santiago, como al propio Camino.

Este verano, un profesor universitario presentó un informe indicando que las capacidades de carga del Camino difieren muchísimo de estar saturadas. También en estos días Turismo de Santiago se hizo eco de un estudio realizado este mismo verano en el que se demuestra claramente que esa masificación no existe.

P- Con todo, cierto es que esta cuestión genera controversia en distintos campos.

R- Oreiro: Y que puede haber intereses creados al respecto, pero la realidad es que decir que el Camino es un parque temático, o cosas similares, no tiene mucho rigor científico. Ahora bien, se trata de una cuestión a la que hay que prestar atención. No hay que confundir dos meses concretos y dos calles concretas de Santiago con decir que un destino está saturado. Se debe ver en perspectiva, y precisamente sobre esto se hablará en una de las mesas de debate de Fairway.

P- Sostenibilidad. ¿Cómo debería concretarse?

R- Tono Mugico: La sostenibilidad viene para quedarse, tenemos un mundo con recursos limitados y debemos de pensar en un turismo que vaya más allá del consumo. Debemos generar un consumo responsable, haciendo que los visitantes disfruten de su estancia siendo conscientes de que no deben hacer daño al medio ambiente.

Podemos disfrutar igualmente de la estancia, respetando la capacidad de carga de un destino y procurando que la población local se sienta cómoda. También es cierto que la gente habla de sostenibilidad, pero no se concreta exactamente ni qué significa ni tampoco se concreta dónde ni en qué se debe aplicar…

Y muchas veces nos parece una disculpa para no hacer lo que se tiene que hacer en la gestión ordinaria de un destino: atraer turistas de calidad con un gasto turístico y, a poder ser, más dosificado en el tiempo.

P- La sostenibilidad desde luego no es una mera palabra.

R- Mugico: Es el presente y el futuro más inmediato. De hecho, el Estado español, junto con los destinos turísticos inteligentes, ha puesto en marcha un programa muy ambicioso, que habla de gobernanza, digitalización, transporte sostenible y de hacer políticas turísticas integradoras para mejorar y ofrecer mayor calidad de servicios. Unas propuestas que han convertido nuestro país en un destino turístico pionero en este aspecto.

P- Fairway es una suerte de todos con todos.

R- Ana Trevisani: Pues sí. Que Fairway tenga diferentes formatos, incluido el público final de la ciudad, me parece un concepto muy interesante de proyecto como evento.

Por una parte, ofrecemos la posibilidad a la ciudadanía de Santiago de realizar un recorrido de los Caminos que entroncan en la ciudad, algo que seguramente no harían si nuestro evento no lo provocase.

Además, en el Palacio de Congresos daremos la posibilidad de que todo el público de Galicia en general y de Compostela en particular acuda a una feria de turismo en la que se encuentren presentes las comunidades autónomas por las que pasan el Camino.

A esto hay que sumarle la posibilidad de hacer técnicas de escape, que la gente que haga mindfulness en el Camino tenga una pequeña demo en Fairway, que puedan asistir a un concierto o disfrutar de un programa gastronómico y lúdico… ¡Algo estupendo!

P- Dos días se dedicarán al sector profesional generando un espacio de encuentro y de venta a través de mesas de trabajo de carácter internacional.

R- Que, por cierto, paga la organización de Fairway, gracias al apoyo inestimable de todos los patrocinadores (Ayuntamiento, Diputación, Xunta, Xacobeo, etc.) Y si aun por encima a esas micropymes puedes aportarle formación en tendencias, marketing turístico y digital y traer ponentes de relieve para debatir temas del Camino o para discutir sobre tendencias turísticas en mesas de debate y redondas. Me parece que no puede ser mucho más completo un evento en relación con el Camino de Santiago.

Aunque sería difícil que falte alguien, siempre se pueden hacer más cosas. Por ejemplo, hemos pensando en montar una feria de empleo paralela o en desarrollar iniciativas relacionadas con el emprendimiento. Ambas propuestas podrían jugar también un papel destacado en próximas ediciones de Fairway.

P- El formato es híbrido. Pero hay ganas de normalidad.

R- Tono Mugico: Sin duda, la apuesta de Fairway es por lo presencial. El sector necesita ponerse cara, sentarse en una mesa y poder ofrecerle sus servicios a la gente cara a cara.

Nosotros entendemos el híbrido como un concepto que complementa el presencial, que le puede dar servicio a profesionales que, por los motivos que sean, no puedan acudir al evento o a alguna de sus propuestas concretas.

- P- ¿Este formato híbrido es algo que viene para quedarse?

- R- Mugico: Sí. Y que va a suponer una apuesta estratégica y de negocio de Fairway de cara al futuro y no solo por la covid-19, aunque la modalidad principal siempre será la presencial. Prueba de ello es que en el workshop, aunque puede haber reuniones con turoperadores en formato virtual, exigimos que el seller (empresas que venden servicios) acuda presencialmente al workshop independientemente de donde proceda el turoperador, ya sea presencial o virtual.

Evidentemente, se trata de una apuesta de futuro y Fairway probablemente sea de los primeros eventos que vaya a recuperar el carácter presencial de una manera casi normal en Galicia.

Ana Martínez