EFETokio

El emperador Akihito de Japón saludó hoy a los ciudadanos de su país para expresarles sus buenos deseos en el nuevo año, la última ceremonia de ese tipo que protagoniza, ya que en abril próximo abandonará el trono.

Acompañado de la emperatriz Michiko, Akihito saludó desde un balcón del palacio imperial de Tokio a las personas que se habían reunido allí, a quienes deseó que 2019 sea "un buen año" para todos.

"Al comienzo del año, rezo por la paz y la felicidad de la gente de nuestro país y del mundo", afirmó el emperador, según recogen medios de comunicación nipones.

Akihito, de 85 años, abdicará el 30 de abril próximo y al día siguiente asumirá el Trono del Crisantemo su hijo mayor, Naruhito.

Akhito decidió abdicar en 2016 al considerar que su avanzada edad le impedía cumplir cabalmente con sus funciones.

El emperador tenía programado participar hoy en cinco saludos desde el balcón para desear un buen año nuevo a los japoneses, tres por la mañana y dos por la tarde, pero la agencia de la casa imperial decidió celebrar una tercera sesión vespertina ante el elevado número de visitantes.

El número de personas que se desplazó hasta el palacio imperial de la capital nipona para participar en el último saludo de Año Nuevo de Akihito como emperador fue de 154.800, indicó la agencia, la mayor cifra registrada desde su ascensión al trono en 1989.

En 2018 un total de 126.720 personas participaron en el tradicional saludo, lo que marcó un aumento del 31 % de asistencia.

Como ya ocurriera por primera vez en el 85 cumpleaños de Akihito el pasado 23 de diciembre, la agencia de la casa imperial instaló dos pantallas de gran tamaño para que la gente situada al fondo de la multitud pudiera tener una visión mejor del emperador.

En aquella ocasión un récord de 82.850 personas asistieron a la efeméride la última vez que se celebraba durante su reinado.