EFEBarcelona

El Hospital Universitario Dexeus ha inaugurado este miércoles una nueva sala para pacientes oncológicos y sus familias que ha cofinanciado la fundación del baloncestista Ricky Rubio, flamante campeón del mundo con la selección española.

El propio Rubio ha presentado esta iniciativa en una rueda de prensa en el centro hospitalario, acompañado por su compañero en la selección Víctor Claver y por el coordinador médico del Instituto Oncológico Dr. Rosell, Santiago Viteri.

La idea de impulsar esta sala desde su fundación, ha explicado Rubio, surgió cuando su madre falleció por cáncer: "Quiero que sea una sala en la que los pacientes que sufren esta enfermedad no oigan solo malas noticias, sino que puedan desconectar un momento y no piensen que están en un hospital".

Este espacio, bautizado con el nombre de Javier Claver, padre de Víctor Claver, que también murió a causa de un cáncer, contará con varios espacios diferenciados.

Jèss Dellà, de Studio Invitado, empresa que ha diseñado el espacio, ha detallado que el mismo busca hacer que los pacientes y sus familias se sientan "como en casa": cuenta con una zona destinada a ponencias, una sala de estar o de lecturas, otra en la que se puede jugar o montar puzzles y una última en la que incluso hay videojuegos.

"Sinceramente, este es un sueño hecho realidad y mucho más grande que ganar una Copa del Mundo", ha asegurado Rubio, que ha dicho haber elegido el nombre de Javier Claver para este espacio porque "Víctor es mucho más que un compañero de equipo, es un hermano, y los hermanos se ayudan".

Víctor Claver, a su vez, ha dicho que "Ricky ha demostrado ser el MVP, el mejor jugador, durante este Mundial, pero realmente es el MVP haciendo estas cosas".

"Gracias Ricky, eres un hermano. Estás haciendo las cosas muy bien, no solo en la pista sino también fuera", ha añadido Claver con palabras entrecortadas por la emoción.

Viteri, por su parte, ha incidido en la importancia de que las salas en las que conviven pacientes y familiares deben ser "lo más agradables posible", ya que "no tiene por qué ser todo un drama ni situaciones desagradables y dificultosas".

Ha sostenido que este espacio recién inaugurado facilitará que puedan cuidar "unos de otros": "médicos a pacientes, pacientes a pacientes y familias a pacientes y familias".