EFEOviedo

El río Sella ha dado hoy el 'campanu', el primer salmón que se captura en la temporada de pesca de este especie en los ríos asturianos, un ejemplar de 7,1 kilos capturado en la zona libre de El Arcu, en Cangas de Onís, por el pescador Juan Antonio González, que ha vendido la pieza por 11.900 euros.

González ha repetido así suerte en su río favorito, en el que también logró la primera captura de la pasada temporada -"es como que te toque la Primitiva dos veces", ha señalado a los periodistas- utilizando cebo natural y tras más de treinta minutos de lucha con el animal ante el abundante caudal que presenta el cauce.

El primer salmón de la temporada, un ejemplar de 87 centímetros de longitud, tardó en salir de los seis cauces salmoneros asturianos y no fue echado a tierra hasta el mediodía, casi cinco horas después de que se abriera la veda para los centenares de pescadores que acudieron a las riberas de los ríos en busca del preciado 'campanu'.

"No vengo al río a por dinero, vengo a por un pez que es diferente a todos los demás porque es el primero", señaló el pescador, conocido como el 'sastrín' de Ribadesella, tras precintar su salmón y garantizar que sería subastado por la tarde bajo el puente romano de Cangas de Onís en la puja organizada por el Ayuntamiento y por la sociedad de pescadores "El Esmerillón".

Dicha puja se venía reservando en los últimos años, a expensas de la decisión del pescador, para el 'campanu' del Sella dado que, de darse la captura en otro río -el Eo en los dos últimos años-, el ejemplar solía ser trasladado a Cornellana para ser subastado coincidiendo con la celebración de la feria Asturpesca.

Aunque los patrocinadores del certamen, que este año cumple dos décadas, ofrecieron al pescador del 'campanu' de Asturias el premio extra de dos permisos de pesca para cuatro personas en el río Skjalfandafljor, en Islandia, y una caña de último modelo, González optó finalmente por subastar su ejemplar en Cangas de Onís.

A la puja acudieron nueve establecimientos hosteleros y se decidió con la oferta final de las sidrerías "El Campanu" -de Cangas de Onís, Ribadesella y Oviedo- y propiedad del experimentado pescador José María Mori Cuesta "el Marqués" que se impuso finalmente en la subasta al hotel María Manuela, de Benia de Onís.

La captura del primer salmón de la temporada, un ejemplar de un tamaño muy superior al de los cuatro años anteriores, se retrasó respecto a los últimos ejercicios en los que el 'campanu', que recibe este nombre por el tradicional repiqueteo de campanas con el que se anunciaba su pesca, se venía obteniendo poco después de que los pescadores iniciasen sus lances a las 7:15 horas.

Desde esa hora centenares de pescadores -Asturias cuenta con unas 9.000 licencias para el salmón- se apostaron en las riberas para abrir una temporada con muerte que se prolongará hasta el 15 de julio y en la que sólo se puede comercializar la primera captura de cada uno de los cauces.

El número de capturas está limitado a uno por cada jornada de pesca y a cuatro en el conjunto de la temporada por pescador después de que en el pasado año los ríos asturianos dieran sólo 496 ejemplares frente a los 1.134 de 2016 y los 2.806 capturados en 2001, el récord de los últimos veinticinco años.

En 2017 el restaurante As de Picas, de Gijón, adquirió el primer ejemplar -de 5,8 kilos de peso y capturado en el río Eo- por 9.500 euros -lejos del récord de 18.000 euros que se alcanzó en 2007- mientras que el del Sella, de 4,2 kilos y pescado también en la primera jornada de pesca pero más tarde, obtuvo una mayor cotización al ser comprado por la sidrería "El Campanu" por 9.900 euros.