EFELos Ángeles (EEUU)

Hollywood y el mundo del espectáculo de Estados Unidos tendieron este miércoles la alfombra roja para dar su bendición al nuevo presidente del país, Joe Biden, con una espectacular gala televisiva que contó con sabor latino y en donde no hubo rastro del ya exmandatario Donald Trump.

Enfrentamientos, broncas y reproches. Ese es el agrio resumen de la relación entre los famosos de la música y el cine en EE.UU. con Trump en los últimos cuatro años.

Pero hoy pasaron página y optaron por mirar al futuro con esperanza de la mano de Joe Biden como presidente y de Kamala Harris como vicepresidenta, a quienes respaldaron durante la campaña electoral con un cierre de filas prácticamente sin fisuras.

OPTIMISMO "MADE IN HOLLYWOOD"

Bajo el titulo "Celebrating America (Celebrar Estados Unidos), la gala, retransmitida por todas las cadenas importantes del país con la notable excepción de Fox, abrazó sin complejos el patriotismo estadounidense de las grandes ocasiones y apeló a la unidad, la concordia y el optimismo tras la era Trump.

Y nadie en Hollywood simboliza mejor ese puente entre opuestos que Tom Hanks, un actor reverenciado en cada esquina de Estados Unidos.

"Las últimas semanas, y los últimos años, hemos sido testigos de profundas divisiones y de un preocupante rencor en nuestra tierra", dijo.

"Esta noche, reflexionamos sobre Estados Unidos: la práctica de nuestra democracia, los fundamentos de nuestra república, la integridad de la Constitución, la esperanza y los sueños que todos compartimos en busca de una Unión más perfecta", añadió.

Bruce Springsteen fue el encargado de descorchar la velada desde el Monumento a Lincoln en el corazón de la capital del país.

"Buenas noches, EE.UU. Estoy orgulloso de estar aquí en el frío Washington", afirmó "El Jefe" antes de interpretar "Land of Hope and Dreams" a solo unos cientos de metros del Capitolio que fue asaltado hace dos semanas por ultraderechistas partidarios de Trump.

Con la espectacular factura y realización que se le presupone a cualquier evento de este estilo en EE.UU. (imprescindibles los fuegos artificiales para el broche final), "Celebrating America" recorrió el país y conectó desde Washington con ciudades como Nashville, Memphis, Seattle, Nueva York y Los Ángeles.

También se atrevió a salir de la Tierra puesto que los astronautas de la Estación Espacial Internacional tuvieron asimismo su momento de gloria.

Pero al margen de estilos y generaciones, las actuaciones musicales tuvieron un punto común: ilusión por el mañana.

Así, Katy Perry cantó "Firework", Jon Bon Jovi interpretó "Here Comes the Sun", John Legend se ocupó de "Feeling Good", Justin Timberlake abordó "Better Days" y Foo Fighters ofrecieron "Times Like These".

Entre canción y canción, y al margen de unos breves discursos de Biden y Harris, se colaron reivindicaciones sociales y homenajes a todos los trabajadores esenciales, de médicos a maestros, que han aguantado el país durante la pandemia.

De esta forma, el chef José Andrés pidió que "todos se unan a la lucha" contra "la crisis del hambre" que afecta a EE.UU., en tanto que la actriz Kerry Washington subrayó lo histórico de que una mujer, negra y también de origen asiático sea vicepresidenta.

"Es la primera, pero no será la última", prometió.

LATINOS EN LA FIESTA

Igual que Jennifer López representó a los latinos en el acto oficial de la investidura cantando por la mañana los himnos "This Land Is Your Land" y "America the Beautiful", varias estrellas hispanas participaron en la fiesta extraoficial de Biden como presidente en "Celebrating America".

Por ejemplo, Eva Longoria insistió en que es "responsabilidad" de los ciudadanos "proteger y construir una democracia más inclusiva cada día".

La leyenda del sindicalismo Dolores Huerta, junto a otras figuras del país como Kareem Abdul-Jabbar, leyó extractos de discursos de investidura célebres en la historia de EE.UU. como los de Abraham Lincoln o John F. Kennedy.

Demi Lovato recuperó en una actuación desde Los Ángeles el clásico "Lovely Day" de Bill Withers, mientras que Lin-Manuel Miranda recordó desde Nueva York, citando a Seamus Heaney en "The Cure at Troy", que a veces "la justicia puede levantarse y que la esperanza y la historia riman".

Y si algo ha enseñado el siglo XXI es que ya no se puede organizar una fiesta sin reguetón, por lo que Luis Fonsi con "Despacito" y Ozuna con "Taki Taki" llevaron a "Celebrating America" los ritmos latinos que en los últimos años han conquistado el planeta.

David Villafranca