EFELondres

La reina Isabel II, de 96 años, viajó este lunes a Escocia con algunos miembros de su familia para asistir a la tradicional ceremonia de apertura de la residencia real de Holyrood (Edimburgo) y la entrega de las llaves de la ciudad.

La monarca, que ha reducido sus compromisos públicos debido a problemas de movilidad, viajó con su hijo menor y su esposa, los condes de Wessex, Eduardo y Sofía, según medios locales.

Isabel II, que estará en Holyrood hasta este viernes, recibirá, en una ceremonia simbólica, las llaves de la capital escocesa por parte de Lord Provost, representante de la ciudad.

El viaje se produce tras las recientes celebraciones oficiales por el Jubileo de Platino -los 70 años del trono de Isabel II.

Al mismo tiempo, se espera que el príncipe Carlos y heredero de la corona británica, que en Escocia es llamado conde de Rothesay, y la hija de Isabel II, la princesa Ana, participen en diversos compromisos públicos en tierras escocesas.

El castillo de Balmoral (Escocia) es donde tradicionalmente pasa las vacaciones la reina Isabel II a partir de julio. EFE

vg/prc/cg