EFEOviedo

El cocinero José Andrés, Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2021, ha afirmado este jueves que "está bien soñar en grande", pero hay que "actuar en pequeño", porque los grandiosos discursos "nunca van a acabar con el hambre en el mundo".

"Es el momento de preguntarse si las recetas del pasado siguen siendo las adecuadas para el presente y el futuro", ha dicho en un encuentro con alumnos de FP de las ramas de hostelería y turismo en Oviedo, un día antes de recoger el galardón por su labor al frente de la ong World Central Kitchen (WCK), que ha prestado ayuda a más de una decena de países damnificados por catástrofes, repartido cinco millones de comidas y reunido a unos 45.000 voluntarios.

Junto al director ejecutivo de WCK, Nate Mook, José Andrés ha hecho un llamamiento a los diferentes gobiernos para que ningún Banco de Alimentos carezca de presupuesto para desarrollar su actividad y ha afirmado que todas las personas deberían contar con un salario mínimo "digno" para "acabar con el hambre en nuestras propias comunidades".

"Sabemos que mucha gente lo pasa mal y no forma parte de lo que se llama crecimiento económico", ha asegurado, al tiempo que ha pedido emprender "nuevas acciones" para combatir "las colas del hambre" que se han visto a lo largo de la pandemia de la covid-19.

El cocinero, afincado desde hace casi tres décadas en los Estados Unidos, donde ha levantado un imperio gastronómico, también ha comentado que su organización "va aprendiendo y creciendo misión a misión" para llegar a nuevos lugares afectados por crisis humanitarias.

El chef asturiano ha subrayado que, "aunque le queda mucho recorrido", WCK "empieza a tener un lugar" y es una "realidad con o sin José Andrés", algo que le llena "de orgullo".

La receta, ha desvelado, es "ser conscientes de lo que no se sabe" y "rodearse de los mejores".

Por su parte, Mook ha dicho que la motivación con la que trabaja WCK es "ayudar a los demás" y poner en valor el significado de un plato de comida", que es "algo más que calorías y un símbolo de esperanza".

Minutos antes del acto, José Andrés ha podido ver los trabajos de alumnos de FP de Aller, Llanes y Pravia, quienes han diseñado planes para dar de comer a la gente ante una posible catástrofe en la región.

"Ya tenemos equipo en Asturias", ha apuntado el cocinero al ver las propuestas de los jóvenes, a quienes ha aconsejado que más allá del diseño de planes lo importante es saber adaptarse a las circunstancias.