EFEMadrid

Pilar de Borbón volverá a ponerse a partir de mañana al frente del rastrillo benéfico de Nuevo Futuro, la asociación de la que es presidenta de honor y que conmemora su 50 aniversario con la convicción de que su modelo de acogida de menores "sigue siendo un éxito" y un ejemplo en España.

La infanta Pilar confiesa, en una entrevista con EFE, que no ha perdido la ilusión en un proyecto que ha prestado asistencia en 240 hogares a más de 11.300 menores de entre 0 y 18 años, que no tienen familia o están en riesgo de exclusión.

"Me sigue gustando. Mientras pueda y Dios me dé fuerzas, seguiré echándoles una mano. Aunque cada vez un poquito menos, porque los años se notan", asegura la hermana mayor del rey Juan Carlos.

A sus 82 años, se siente satisfecha de que Nuevo Futuro, la entidad que da cobijo a más niños en España -unos 1.200 y cerca de 1.650 en el mundo-, fuera "una idea revolucionaria en su tiempo".

Pilar de Borbón recuerda que la acogida de menores huérfanos hace medio siglo "cambió la manera de pensar hasta del Estado" y lo adoptó como modelo a través de las comunidades autónomas, que son las competentes en la protección de estos menores y quienes tienen la patria potestad.

"Creo que sigue siendo un éxito este sistema", se muestra convencida la duquesa de Badajoz.

Su contacto con Nuevo Futuro fue a través de una amiga, que la invitó a participar con la cámara de fotos Polaroid que compró en Estados Unidos en su viaje de boda en 1967, un año antes de que la asociación se creara de la mano de Menchu Herrero.

"Me gustó la idea desde el primer día", relata doña Pilar, quien admite que su infancia fue "complicada simplemente" por los viajes que debieron hacer sus padres -Juan de Borbón y María de las Mercedes- por motivos políticos y de la guerra.

Doña Pilar reconoce que Nuevo Futuro, con los medios que tiene, debe tener como objetivo "mantener lo que hay" y no "crecer desmedidamente".

"Lo que no podemos es perder el control. Si no controlas, no funciona. Hay que hacerlo bien. Hemos tenido que adaptarnos a nuevas leyes sobre la infancia, el Estado nos obliga a tener más personal... Ha habido muchos cambios. Y, por eso, no hemos crecido tanto", se justifica.

No obstante, la asociación se ha marcado como reto crear hogares para chicos que cumplan los 18 años con el fin de no dejarles en la calle al ser mayores de edad.

Nuevo Futuro se nutre de ayudas de las comunidades autónomas -Madrid y Extremadura son las que menos dinero dan, unos 60 euros por niño y día- y de lo que recauda en el rastrillo solidario, en torno al 40 por ciento de su presupuesto anual, con el que se costea la manutención, la enseñanza y la atención médica y psicológica de los menores tutelados.

Con lo obtenido en el primer mercado solidario, se compró el primer piso de acogida, hasta sumar hoy en día más de 200 en propiedad en todo el mundo, que "es una barbaridad, casi una multinacional", apunta doña Pilar.

El rastrillo, que también cumple medio 50 años, se abrirá mañana en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid y permanecerá abierto hasta el próximo día 18, con 60 puestos dedicados a la restauración, las antigüedades, la decoración, la moda y la cultura y unos 1.200 voluntarios.

Está por ver qué miembros de la Familia Real visitan este año el mercadillo, en el que la más asidua suele ser la reina Sofía, y qué figuras de renombre se animan a echar una mano.

"Mientras que compren, me da igual cómo se llamen. Me importa vender mucho y lo que sea", zanja la duquesa de Badajoz.