EFEParís

Sin los compradores, diseñadores y prensa internacional y con el atuendo asegurado de la mascarilla, las casas de moda vuelven este lunes a la Semana de la Moda parisina, que arranca con solo dieciocho desfiles presenciales y medio centenar de encuentros virtuales.

Con aforos muy limitados y estrictas condiciones de seguridad, han sido las grandes firmas las que se han atrevido a organizar desfiles físicos: Christian Dior, Chanel, Louis Vuitton y Hermès liderarán el calendario de las presentaciones primavera-verano 2021 en un gesto casi simbólico del poderío de una de la capitales mundiales de la moda.

A ellas se suman otras marcas como Coperni, Victoria/Tomas, Koché, Kenzo, Acne, Balmain, Chloé, Isabel Marant, Yohji Yamamoto o Paco Rabanne, cuyos desfiles se sucederán del 29 de septiembre al 6 de octubre.

Ni hablar, eso sí, de los multitudinarios desfiles con miles de invitados, como sucedía por ejemplo en Dior y Chanel, que este año han limitado drásticamente la afluencia, hasta un máximo de cien personas, según el medio especializado "Fashion Network".

En paralelo, cerca de medio centenar de firmas inscritas en el calendario oficial de la Federación de la Alta Costura y la Moda (FHCM), organizadora del evento, recurrirán como ya sucedió en las pasarelas de hombre y alta costura de junio y julio a hacer una muestra digital.

Ni siquiera desfilarán las marcas emergentes, que suelen tener reservada la primera jornada de desfiles, en este caso el lunes, aunque sus colecciones se mostrarán en el Palais de Tokyo durante la semana.

Entre ellas destaca la japonesa Mame Kurogouchi, la británica Wales Bonner o la firma georgiana Situationist.

PRESENTACIONES VIRTUALES

Firmas de mayor peso como Balenciaga, Givenchy, Miu Miu, Elie Saab, Maison Margiela o la española Loewe se han decantado también por presentaciones virtuales, si bien algunas, como Loewe, organizan a pequeña escala visitas presenciales para prensa y compradores, así como entrevistas virtuales con sus diseñadores.

Ese será el caso de Loewe, pero también de la japonesa Issey Miyake o la parisina Leonard Paris, que no se han rendido a un formato íntegramente digital.

En cambio, grandes pesos de la moda de París, como Yves Saint Laurent, que ya se bajó del calendario en junio, y Céline han decidido abstenerse y presentar sus colecciones a un ritmo propio.

"La FHCM y las casas inscritas en el calendario oficial se adaptan a las recomendaciones de los poderes públicos. La federación está en contacto regular con la prefectura de policía y las autoridades sanitarias", indicó el organismo en un comunicado.

La federación ha creado un protocolo específico para los desfiles y presentaciones, según explicó en la nota sin entrar en más detalles.

Recuperan para esta ocasión la plataforma virtual lanzada en junio para las semanas de la moda hombre y alta costura, lo que permitirá al gran público seguir los desfiles en internet en directo o diferido, con algunos servicios especiales como entrevistas y conferencias con acceso prioritario a profesionales.

También la cooperación de redes sociales como YouTube, Google, Instagram y Facebook, así como Hylink, para la retransmisión en redes de difusión china.

A los eventos oficiales se suma además la reapertura del Palais Galliera el 1 de octubre tras dos años y medio de restauración, con la primera retrospectiva dedicada a la diseñadora Gabrielle Chanel en París, que permanecerá abierta hasta el 14 de marzo de 2021.

Por María D. Valderrama