EFEValencia

El éxito de "Cancelled", la webserie australiano-española sobre una boda cancelada por el coronavirus que ha logrado 2'5 millones de visualizaciones en 48 países y 15 premios, ha animado a sus creadores a grabar una segunda parte, 'ReCancelled', que se estrena este miércoles en Facebook Watch y llega con sorpresa.

La experiencia personal de la actriz valenciana María Albiñana y su pareja, el director de cine australiano Luke Eve, ha inspirado de nuevo la serie, en la que según explican a EFE la gente esperaba una segunda parte con la celebración de la boda que aplazaron por el confinamiento, pero se encontrará con la vivencia de un embarazo en pandemia.

Seis capítulos de unos trece minutos de duración cada uno conforman esta entrega, que se ha presentado este fin de semana en el Festival Web de Marsella (Francia) -en el que ganaron el premio del jurado en la anterior edición- y de la que desde este miércoles podrá verse un capítulo cada semana en Facebook Watch.

MÁS EXTERIORES Y MÁS EQUIPO

Si "Cancelled" se grabó en pleno confinamiento en el piso de la pareja por sus tres protagonistas -también se confinó con ellos la suegra de la actriz, Karen, que había viajado desde Australia a España para la boda-, 'ReCancelled' sale al mundo exterior y se ha rodado en medio centenar de localizaciones de Valencia.

La Albufera, las Torres de Quart o el antiguo cauce del río Turia son algunos escenarios de esta entrega, centrada sobre todo en Valencia, ciudad que al cineasta le parece "muy cinematográfica" y de la que le encanta la luz del atardecer, aunque también se podrá ver Camden, la localidad australiana en la que reside Karen.

Para ello, la nueva producción ha contado con más presupuesto, ya que a la financiación de Screen Australia se ha sumado el apoyo de Visit Valencia, la embajada de España en Australia y la embajada de Australia en España, lo que les ha permitido tener la ayuda de un equipo técnico de tres personas.

RODADA CON EL MÓVIL

No obstante, han optado por grabar de nuevo íntegramente con un teléfono móvil, pues, según explica Luke Eve, querían mantener "la estética" de la primera temporada, y además da más libertad y permite hacer cosas distintas que con una cámara tradicional.

La actriz señala que esta vez ha echado de menos manejar personalmente el móvil, y asegura que si hubiera una tercera parte le gustaría grabar de nuevo, porque eso lleva a ser "más creativo" y a situarse de manera diferente en las escenas.

Ese equipo reducido les ha permitido además mantener el carácter "íntimo y personal" de la historia que cuentan, y trabajar en una "atmósfera muy familiar, lo que ha ayudado mucho", aseguran, ya que el rodaje se ha tenido que adaptar primero al embarazo de la actriz y luego a las necesidades del bebé.

CINCO MESES DE RODAJE

La segunda parte de la serie se ha rodado a lo largo de cinco meses -con pausa incluida para que la protagonista diera a luz en la vida real-; discurre entre noviembre de 2020 y la actualidad, y se centra en la relación de una pareja originaria de países distintos que tiene que cancelar por segunda vez su boda debido a las restricciones y afronta un embarazo en tiempos de covid.

"Es también como un legado, un regalo que le hacemos a nuestro bebé de en qué situación estaba el mundo cuando llegó", señala Luke Eve, para quien ha sido "precioso poder capturar" momentos como el primer día de una nueva vida, un capítulo con el que la pareja no puede evitar emocionarse cada vez que lo ve.

El amor, la resiliencia y la esperanza tienen también su espacio en esta nueva entrega cuyo estreno lo viven sus creadores con un poco de nerviosismo, aunque confían en volver a contar con el apoyo de quienes vieron la primera parte y recoger también el de madres y padres que han vivido un momento tan especial en pandemia.

Los creadores de la webserie explican que siguen recibiendo mensajes de sus fans, a los que llaman la "familia Cancelled', preguntándoles si ya se han casado en la vida real -no lo han hecho, esperan hacerlo el año que viene- y confiesan que, aunque tuvieron dudas sobre si mostrar una historia tan personal, al final "se han liado mucho los planetas como para decir que no".

Loli Benlloch