EFECuenca

Cuenca ha sido la anfitriona de la asamblea del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España (GCPHE) cuando se cumple un cuarto de siglo de su declaración como tal por parte de la UNESCO, que le ha permitido formar parte del grupo de “las 15 ciudades más bonitas de España”, como ha indicado el presidente saliente y alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez, quien ha apuntado que van a impulsar la gastronomía como reclamo turístico.

A partir del próximo 1 de enero será sustituido por el regidor de Salamanca, Carlos Rodríguez, para afrontar un mandato anual en el que las Ciudades Patrimonio quieren apostar por el reclamo gastronómico, para seguir impulsando su oferta turística, y en el que tendrán que empezar a invertir los 45 millones de euros del Plan Impulsa que aprobará el Consejo de Ministros este mes de diciembre.

Rodríguez ha asegurado, en declaraciones a los medios tras la asamblea del grupo, que están “muy satisfechos” del trabajo realizado para tratar de recuperarse de la pandemia, y como ejemplo ha apuntado a la ocupación hotelera del Puente de la Constitución en Cuenca, “de lleno absoluto”.

Además, cada una de las ciudades que forman parte de este grupo recibirá tres millones de euros para rehabilitación de su patrimonio, que en el caso de Cuenca se destinarán por ejemplo a la recuperación de la muralla en la Hoz del Huécar.

El regidor emeritense ha manifestado que, aunque ha sido un año “exitoso” para el grupo, los retos del próximo ejercicio pasan por impulsar políticas de turismo gastronómico, en la línea de la guía ya publicada, y que les lleven por ejemplo a participar en ferias gastronómicas de referencia.

Esto se sumaría, ha defendido el presidente saliente, al patrimonio, a la cultura, a entornos naturales como el de Cuenca, y a actividades exclusivas.

“Un concierto en el Wizink Center de Madrid puede ser brillante, pero en la Muralla de Ávila, en el Teatro Romano de Mérida, la Plaza Mayor de Salamanca o la Catedral de Cuenca no tiene parangón”, ha apuntado en este sentido.

Además, también ha felicitado al Ayuntamiento de Cuenca por la reconstrucción de la calle Canónigos, que une el Puente de San Pablo y las Casas Colgadas, “en tiempo récord, lo que consideramos un motivo de orgullo”.

El alcalde de Mérida será sustituido por el de Salamanca, Carlos García, que ha coincidido con su predecesor en la necesidad de desarrollar los 45 millones del Plan Impulsa, que ha indicado que son “un premio” y un reconocimiento al trabajo desarrollado por las ciudades del grupo.

Considera que son un colectivo cada vez con mayor presencia y peso en el país, y deben seguir trabajando en beneficio de sus ciudades.

Ambos han indicado que la Asamblea se ha celebrado en la capital conquense tras las peticiones de su alcalde, Darío Dolz, que por su parte ha agradecido la asistencia del grupo a la ciudad, coincidiendo con su cuarto de siglo.

Tras la asamblea, los alcaldes han inaugurado junto al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, una placa en la calle Canónigos que recuerda los 25 años de Cuenca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Fue un 6 de diciembre de 1996 cuando la UNESCO, reunida en la ciudad mexicana de Puebla, designó a Cuenca como la décima Ciudad Patrimonio de la Humanidad de España, muy vinculado precisamente a la riqueza paisajística que la envuelve con las hoces del Júcar y el Huécar.

Para festejar este cuarto de siglo en la “primera división” del patrimonio español, la ciudad ha organizado un programa de festejos que contempla conciertos como el de José Mercé, el día 7, o una exposición de José María Yturralde durante el mes de diciembre.