EFETokio

Una veintena de bailaoras, rebujitos bien fríos y paellas recién hechas reciben a los visitantes de la Spain Fair, la primera Feria de Abril que se celebra en Tokio este fin de semana, coincidiendo con fin de los festejos en Sevilla.

A la imagen y semejanza de la famosa Feria de Abril sevillana, aunque con una duración de tan sólo dos días en vez de los seis que tiene en España, la Spain Fair busca acercar al público japonés algunos de los elementos más importantes de este festejo español.

Un grupo de mujeres japonesas de la escuela del bailaor cordobés Benito García hacen alarde de todo el arte español con una clase maestra en el escenario principal, mientras que los venenciadores de una bodega gaditana ofrecen su mejor vino manzanilla al público en el recinto ferial en la isla de Odaiba donde se celebra el evento.

"Creo que los japoneses están muy interesados en la comida española y eso es un buen punto de partida", explica a Efe el organizador de la feria, Steven Kim, quien estima que entre 10.000 y 15.000 personas visitarán la Spain Fair hasta el domingo.

Las ganas de disfrutar comida española de calidad quedan patentes en las largas colas de personas que esperan pacientes para poder saborear las paellas, fideuás, gazpachos, pescaítos fritos o patatas bravas de las decenas de puestos que se reparten en todo el recinto.

Sin embargo, muchos asistentes no dudan en dejar su plato de lado y memorizar algunos pasos de sevillanas de mano de los expertos, en el que es ya el segundo país, sólo por detrás de España, donde el flamenco es más popular.

"El flamenco tiene mucha paciencia y emociones y bailarlo nos da mucho sentimiento también al corazón y por eso creo que gusta tanto en Japón", afirma la bailaora japonesa Yoshimi Uchida, que comenzó a estudiar este arte tras visitar la Feria de Abril hace quince años.

Para el bailaor Benito García, quien montó su propia escuela de flamenco hace más de 10 años en Tokio, el éxito de este estilo de danza sevillano en el país asiático comenzó como una forma de "diferenciación" entre las mujeres con más dinero, aunque ahora "cada vez más personas lo hacen por el sentimiento".

Las bebidas típicas de la feria, como son el rebujito y el vino blanco tipo manzanilla, también han tenido un hueco de honor en el evento, con decenas de personas congregadas frente a los venenciadores (japoneses y españoles) para ver trasegar el vino.

"Después de muchos años intentando montar la Feria de Abril, al final hemos conseguido reunir los elementos suficientes para tener este pequeño espacio donde la gente pueda disfrutar un poquito de nuestra cultura", señala Alfonso Martín, uno de los responsable de la importadora a Japón de la bodega gaditana La Gitana.

Martín ve muchas similitudes entre españoles y japoneses, como "la comida, las celebraciones o la idea de festejar la primavera".

El venenciador español también percibe algunos avances en cuanto a este arte en Japón, ya que, frente a España, donde la mayoría que se dedican a él son hombres, en el país del Sol naciente son más las mujeres que se animan a aprender a servir manzanilla.

La Spain Fair, que se celebra entre los días 21 y 22 de abril en la capital nipona, coincide este año también con el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España y Japón, que llenará de eventos ambos países durante todo 2018.

Edurne Morillo