EFEMadrid

Los reyes han mantenido este martes un encuentro con el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, para transmitirle su pésame por el fallecimiento el pasado viernes del príncipe Felipe, esposo de Isabel II.

Los reyes trasladaron sus condolencias a la monarca británica a través de un telegrama el mismo día del fallecimiento en el que manifestaron su "profunda tristeza" por la muerte del duque de Edimburgo a los 99 años de edad.

Puesto que en el funeral de este sábado en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor será íntimo y sólo habrá presencia de los miembros de la familia real británica, Felipe VI ha recibido al embajador del Reino Unido para expresarle su cercanía por la pérdida del marido de la reina como máximo representante de su país en España.

Don Felipe y doña Letizia han saludado a Elliot en el Salón de Audiencias, donde han intercambiado unas primeras palabras, y, a continuación, han mantenido un charla en su despacho.

En el telegrama dirigido a "la querida tía Lilibet", en referencia a Isabel II, don Felipe y doña Letizia transmitieron sus "más sentidas condolencias" en nombre del Gobierno y del pueblo español, así como su "cercanía y apoyo" en estos "momentos tan dolorosos" tras la pérdida del "querido tío Philip".

"Nunca olvidaremos las ocasiones que pudimos compartir con él, ni el legado de servicio y dedicación a la Corona y al Reino Unido que siempre desempeñó a vuestro lado", decía el mensaje de los reyes.

La familia real española tenía una estrecha amistad con el duque de Edimburgo por la relación entre las dos casas reales y por el parentesco que guardaba con la reina Sofía, de la que era tío segundo, y algo más lejano, con el rey Juan Carlos.

La Casa Real no ha informado de si los reyes eméritos han enviado algún telegrama de pésame a Isabel II.

En un acto que tuvo ayer, lunes, la reina Sofía desde el Palacio de la Zarzuela, lució en su chaqueta el simbólico "Poppy", un pequeño broche rojo en forma de amapola con el que se rinde tributo a militares y excombatientes británicos, en un gesto de recuerdo hacia su tío segundo, quien fue miembro de las Fuerzas Armadas del Reino Unido.