EFEWashington

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y la primera dama, Melania, agasajaron este viernes al primer ministro australiano, Scott Morrison, y a su esposa, Jenny, en la que fue la segunda cena de Estado del mandatario estadounidense.

La cena tuvo lugar al aire libre en el emblemático Jardín Rose de la Casa Blanca, sobre cuyo césped se instaló una alfombra y mesas circulares y rectangulares para los invitados.

En el menú, raviolis de tupinamba con crema Reggiano y verduras salteadas, de segundo lenguado acompañado de perejil crujiente, flores de calabaza y calabacín, mousseline de hinojo y rouille de ajo, mientras que de postre se sirvió tarta de manzana con helado de calvados, todo maridado con vinos y espumosos estadounidenses.

Según dijo la oficina de Melania Trump, el menú fue un homenaje a "la exuberante temporada de finales de verano en las vastas tierras estadounidenses" y un guiño a las adaptaciones culinarias de Australia y Estados Unidos a sus culturas.

Melania Trump eligió un vestido largo del diseñador francés J. Mendel para la velada.

Bandas de músicos militares amenizaron la sobremesa con un concierto.

La cena de Estado con los Morrison fue apenas la segunda que los Trump organizan desde su llegada a la Casa Blanca hace casi tres años, algo que no es habitual. La primera fue en abril de 2018 en honor a los Macron.

La jornada del viernes empezó con la tradicional ceremonia de bienvenida de las visitas de Estado en el Jardín Sur de la Casa Blanca.

Los dos líderes mantuvieron después una reunión y la habitual rueda de prensa conjunta.