EFEParís

La actriz española María Valverde estuvo este viernes en París acompañando a su marido, el músico venezolano Gustavo Dudamel, en su nombramiento como director musical de la Ópera de París.

La pareja se mostró cómplice durante el encuentro y Dudamel no escatimó en atenciones hacia ella, que permaneció en un discreto segundo plano durante todo el acto.

"Somos una familia y como llevamos muchos proyectos con la Fundación Gustavo Dudamel tenemos que estar juntos para llevarlos a cabo", dijo Valverde en declaraciones a EFE, sobre el posible traslado de la pareja a París.

Dudamel, que dirige además la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y la Simón Bolívar de Venezuela, vive ya entre la ciudad californiana y Madrid, combo al que deberá añadir ahora la capital francesa.

"No es difícil. Compartiré mi tiempo en esto pero no lo veo nada complejo, el tiempo estará mucho más balanceado. París será un hogar también", aseguró Dudamel, que comparte su vida con la intérprete desde 2016, con la que se casó un año después.

La madrileña, de 34 años y ganadora en 2003 del Goya a la mejor actriz revelación por la película "La flaqueza del bolchevique", no respondió a si aprovechará sus estancias en París para estrechar lazos con el cine francés, aunque está claro que ahora tendrá la oportunidad de pasar más tiempo en Francia.

No será una novedad para ella, ya que en los últimos años ha trabajado a las órdenes de Mélanie Laurent en el filme "Inmersión", y junto a Cédric Klapisch ("Una casa de locos") en "El viñedo que nos une".

El músico venezolano se convirtió este viernes en el nuevo director musical de la Ópera de París para las próximas seis temporadas, una aventura que asumió con "honor y ganas de aportar una visión de transformación e inclusión".