EFEToledo

Miles de personas han vuelto a llenar las calles de Toledo para contemplar la procesión del Corpus Christi, que a sus colores, sonidos y olores habituales este año ha añadido la presencia de la Guardia Civil, que ha participado por primera vez en el desfile con motivo de 175 aniversario de su creación.

Los actos del Corpus Christi de Toledo, fiesta declarada de Interés Turístico Internacional, se han iniciado con la misa con el rito hispano-mozárabe que se ha celebrado en la catedral, presidida por el arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez.

Junto Braulio Rodríguez, han concelebrado la eucaristía el arzobispo de Belcastro y secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, José Rodríguez Carballo, el arzobispo secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos Arthur Roche, el obispo de Albacete, Ángel Fernández Collado, y el obispo emérito de Segovia, Ángel Rubio Castro.

Cientos de fieles han asistido a la misa junto a numerosas autoridades civiles y militares, entre ellas el presidente de Castilla-La Mancha en funciones, Emiliano García-Page, el presidente de las Cortes regionales, Pablo Bellido, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.

También han asistido el diputado regional y presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, la portavoz de Ciudadanos en las Cortes regionales, Carmen Picazo, los consejeros en funciones de Hacienda y Administraciones Públicas y de Bienestar Social, Juan Alfonso Ruiz Molina y Aurelia Sánchez, respectivamente, entre otros cargos instituciones, entre los que se encontraba el diputado y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith.

Antes de entrar al templo catedralicio, García-Page ha afirmado que este jueves "es un día muy especial, para que nos encontremos con nuestras raíces y ha destacado que es "algo que supera a la izquierda, a la derecha, que supera todas las ideologías porque forma parte del ADN de nuestra tierra".

A su vez, Paco Núñez ha dicho que es "uno de los días más importantes para Toledo, también para Castilla-La Mancha", mientras que Milagros Tolón ha expresado su "orgullo" por poder participar en esta fiesta representando a todos los vecinos de la ciudad, junto al resto de concejales y concejalas de la Corporación municipal, que han asistido a la misa y han participado en el recorrido procesional.

Tras la ceremonia religiosa, se ha iniciado la tradicional procesión por las calles engalanadas del casco histórico de toledo, que ha tenido uno de los momentos más representativos en la salida de la 'Costodia de Arfe' de la Puerta Llana de la catedral, acompañada por los sones del himno de España y de salvas de mortero.

Este año ha abierto el desfile procesional un piquete a caballo de la Guardia Civil, ataviado con el traje de gala del instituto armado, al igual una banda de la Benemérita, que han participado en el recorrido procesional con motivo de la conmemoración en 2019 del 175 aniversario de la creación del cuerpo por parte del Duque de ahumada en 1844.

Con motivo de esta efeméride, este año ha participado también en el desfile una unidad de guardias civiles junto a los cadetes de la Academia de Infantería de Toledo, y también han cubierto parte del recorrido procesional acompañando a los alumnos de este centro de formación militar.

Otro de los momentos más esperados de la procesión ha sido la llegada de la 'Custodia de Arfe' a la Plaza de Zocodover, donde el arzobispo Braulio Rodríguez, ha hecho la habitual alocución en la que defendido la necesidad de escuchar la palabra de Dios, que siempre da respuestas, porque "desligando al hombre de Dios, se ha terminado por desligar de la ética muchas parcelas del quehacer humano".

El prelado ha advertido que "desligando al hombre de Dios, se ha terminado por desligar de la ética muchas parcelas del quehacer humano: ciencia, comunicaciones sociales, economía, política" y ha añadido: "Simultáneamente se ha ido desligando el saber de la verdad, el trabajo de la realización de la persona, el progreso de la justicia social, el sexo del amor y de la procreación".

Tras la alocución del arzobispo primado, el desfile procesional ha continuado su recorrido por las estrechas calles del casco histórico de Toledo, con el habitual intenso aroma a tomillo y romero arrojado, y en medio de guirnaldas, miles de flores y adornos, a los que este año se han unido por primera vez alfombras florales elaboradas por la Asociación de Alfombristas de Ponteareas (Pontevedra).