EFEGijón (España)

La cocinera y presentadora de televisión argentina Narda Lepes defiende la idea de que aún es posible "comer rico", en el sentido amplio de sabroso y nutritivo, a pesar de las presiones de la industria del sector, que "no produce para alimentar sino para vender y está fabricando yonquis de la comida".

En general "no sabemos lo que comemos" porque los alimentos industrializados enmascaran los ingredientes y los sabores con la finalidad de aumentar su consumo sin preocuparse por los valores nutritivos o los efectos sobre la salud, ha dicho la cocinera bonaerense en una entrevista con Efe con motivo de su participación en el Congreso Internacional Gastronomía, Mujeres y Medio Rural que esta semana se celebra en la localidad de Gijón, en Asturias, al norte de España.

Reconocida por su participación en programas de televisión con los que recorrió diversos países del mundo para imbuirse de distintas gastronomías, Lepes apuesta por "darle la vuelta al sistema" y retomar lo sencillo y saludable de la comida tal como la hacían las abuelas, con productos frescos de proximidad, tiempo y cariño.

Lamentablemente la gente cada vez tiene menos tiempo para dedicarle un par de horas a cocinar y de esa circunstancia se aprovecha la industria alimenticia para "ganar la batalla y el mercado" con productos que "no solo son nocivos sino que además producen adicción", ha alertado.

Gran parte de los alimentos elaborados que se venden en tiendas y supermercados tienen como base la mezcla de grasas, azúcar y sal, que al primer bocado se sienten como una explosión de sabores en el paladar, pero esa "no es la intención".

"Esta mezcla es tremendamente adictiva porque provoca en un primer momento una mayor segregación de saliva, a la que el organismo reacciona limitando el flujo salival por lo que para compensarlo el individuo siente la necesidad de volver a comer", ha afirmado.

Para esta cocinera y fenómeno mediático en su país, este mecanismo es "perverso" y la industria "lo sabe" y "se aprovecha" creando unos alimentos que poco tienen de productos naturales y mucho de químicos y saborizantes.

Además, Lepes ha dicho que los nutricionistas han estado engañando durante décadas: "Durante muchos años los nutricionistas nos han engañado, nos dijeron que lo sano era comer todo cero - cero grasas, cero azúcares, cero alcohol-, que no había que usar mantequilla de origen animal sino margarina y ahora sabemos lo mala que es porque contiene ácidos grasos polinsaturados, que en muchos países están prohibidos".

Lepes es partidaria de una comida equilibrada con vegetales, de los que se considera "fanática", como base, pero incluyendo proteínas incluso de origen animal, pero en su "justa medida".

Comer rico y digno es su lema, en el que el concepto de rico no se limita a al sabor sino que se extiende a "rico en nutrientes" y digno porque un plato elaborado con productos frescos de la zona es "por definición digno".

Lepes reivindica las gastronomías de los pueblos originarios de América y ha incorporado algunos de los productos y cultivos tradicionales a sus platos, aunque adaptándolos al gusto actual y urbano.

Nacida en 1972 en Buenos Aires, Lepes llegó a la gastronomía al finalizar la educación secundaria cuando decidió hacer cursos de cocina, un mundo en el que se sintió "fascinada" y que le abrió las puertas a la comunicación a través de los programas de televisión.

Actualmente, combina esta actividad con la gestión de "Narda comedor", un restaurante del barrio de Belgrano en la capital de Argentina que abrió para "enfrentarse a un nuevo desafío" y en el que sólo contrata a mujeres a partir de 60 años para el servicio de sala porque considera que "tienen mejor conversación" que otras más jóvenes.

Juan González