EFEMadrid

Madrid y su Puerta del Sol recuperarán este sábado la celebración de la Nochevieja, anulada en 2020, si bien el aforo de la plaza estará restringido a 7.000 personas (frente a las más de 18.000 permitidas en las mismas fechas de hace dos años) y será obligatorio el uso de mascarilla; se emplearán drones para comprobar que se mantienen las medidas anticovid.

Estas 7.000 personas dispondrán de una superficie útil en la Puerta del Sol de unos 9.500 metros cuadrados en total, suficiente para que el porcentaje de asistentes no convivientes puedan repartirse garantizando la distancia de seguridad establecida (1,5 metros), la razón por la que se ha fijado ese aforo máximo; todos los asistentes tendrán que llevar mascarilla.

En declaraciones remitidas a los periodistas, el comisario José Luis Morcillo Pérez, encargado del Dispositivo Especial de Fin de Año de Policía Municipal de Madrid, ha asegurado que se encargarán de que se respeten la distancia de seguridad y el uso de las mascarillas.

Para ello, contarán con dispositivos drones para tener una "visión más centrada" en el control del aforo y distancias, sobre todo, durante los procesos de entrada y salida de la Puerta del Sol para que se desarrolle de la manera "más normal posible".

A partir de las 21:00 horas se impedirá el acceso a la Puerta del Sol -estableciendo cortes peatonales en diferentes calles de su entorno- y comenzará el desalojo de la propia plaza.

Una vez desalojada, se abrirán los filtros para los asistentes a las campanadas y a las ‘preúvas’ sobre las 22:00 horas.

Esto también provocará desvíos y cortes de tráfico en la zona a partir de las 20:30 horas, y cerrarán las estaciones de Sol (Metro y Cercanías) desde las 21:00 horas.

En la Puerta del Sol se habilitará un espacio, acotado, para los asistentes con movilidad reducida (acceso por calle Esparteros), así como un pasillo de seguridad para garantizar los movimientos de vehículos y personas en caso de emergencia.

Una vez se alcance el aforo máximo establecido, se instalarán paneles (vallones) para comunicarlo en una decena de puntos de los alrededores, con el objetivo de disuadir a otras personas que también tuvieran la intención de acudir y también se utilizarán, de requerirse, los paneles informativos luminosos de Preciados y Carmen.