EFELeiro (Ourense)

Con un "viva el vino del Ribeiro" y otro "viva Leiro", el expresidente del Gobierno central y del Partido Popular Mariano Rajoy ha sido este domingo profeta en su tierra, al ejercer de pregonero en la Fiesta de la Vendimia en este ayuntamiento orensano, donde ha defendido a un sector que ha considerado como "uno de los patrimonios de nuestra tierra".

Emulando el famoso discurso que pronunció en 2007 en Ciudad Real, Rajoy ha entonado en ese rol unos contundentes "viva el vino del Ribeiro" y "viva Leiro", acompañado en su hazaña por el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo.

También por el alcalde de Leiro, Francisco José Fernández, y por una amplia representación de cargos populares, entre ellos el viceportavoz del PPdeG Miguel Tellado; el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar; la exministra Ana Pastor y el histórico alcalde de Beade, Senén Pousa.

Antes del momento estelar, el de su discurso, Rajoy visitó la casa consistorial, en la que ya reivindicó el vino del Ribeiro, "uno de los patrimonios de nuestra tierra" y que además consideró fundamental para esta comarca orensana.

Allí, preguntado por los comentarios que hubo a raíz de su famoso "viva el vino", subrayó asimismo que "volvería a repetirlo" -se confirmaron las sospechas en el pregón- y añadió que mientras algunos se empeñan "en hacer gracia" sobre esa frase, para él de lo que se habla es de un producto "del que vive mucha gente y que es embajador de nuestro país", además de que "da trabajo" a muchas personas.

Pese a la euforia, fue Rajoy más parco en palabras no obstante cuando le pidieron algún consejo para el nuevo gobierno, al declinar dar opinión alguna al respecto.

Así las cosas, acerca de esta cuestión se limitó a decir a modo de chascarrillo que si dependieran de él los presupuestos, sería "una buena decisión seguir con los míos", lo que suscitó las risas de los presentes.

Y en una tierra fértil en viñedos y prolija en la producción de caldos, Rajoy, que confesó ser más conocedor del Albariño, mostró acto seguido su apoyo a todo el Ribeiro con su participación en la romería en su honor.

El expresidente de los populares se declaró en su turno de palabra "enormemente honrado" de poder hablar de "uno de los mejores vinos" de España y de Galicia, que está amparado bajo la denominación de origen, y de dar el pregón coincidiendo con la edición número treinta de la Fiesta de la Vendimia.

Y, aparte, en tierra gallega, en la que ha situado sus "mejores recuerdos", orgulloso de poder ser profeta y "embajador" al llevar el nombre de Galicia por todo el mundo.

Durante su intervención, no quiso olvidarse del rey Juan Carlos, operado del corazón, al que deseó una "pronta recuperación".

A su lado, en un tono lúdico, consultada por las recomendaciones que surgen a la hora de dar un buen pregón, una de las grandes amigas de Rajoy, Ana Pastor, comentó que "no hay nada mejor" que conocer a su gente, el territorio y "hablar a la gente desde el conocer".

Al finalizar el discurso del expresidente, la localidad orensana celebró el tradicional desfile de carrozas, en presencia de las autoridades, momento que numerosas personas aprovecharon para tomarse una instantánea con Rajoy antes de continuar su recorrido por las calles de Leiro.

Lorena Rodríguez de la Torre