EFEMadrid

La modelo venezolana Rosanna Zanetti se estrenó en la maternidad hace seis meses con la llegada de su pequeño Matteo y no pierde la ocasión para hablar sobre él y de lo felices que están ella y su marido, el cantante David Bisbal.

"La familia, los abuelos, estamos todos enamorados", declaró sonriente la venezolana en un acto solidario en el que entregó un cheque de El Corte Inglés, valorado en 108.000 euros, al comité español de UNICEF.

Su pequeño Matteo llegó al mundo el pasado 6 de abril, y desde entonces el matrimonio se ha desvivido por él: "Es como el sol. El motivo", enfatizó la modelo. Y añadió: "Todo gira alrededor de él. David lo lleva fatal tener que separarse del niño cuando está de gira".

Sin perder la sonrisa, la venezolana destacó que su pequeño no les está dando ningún problema y bromeó sobre si es un "bebé trampa", que duerme y come sin dar complicaciones a sus padres, lo que no implica que los siguientes hijos que tengan sean así.

Para el cantante almeriense no es su primer hijo, ya que tiene una hija, Ella, fruto de su relación con la diseñadora de joyas Elena Tablada, y con la que ha tenido varios desencuentros por la protección de su pequeña en las redes sociales.

En el acto, Zanetti ha mostrado además su compromiso con la infancia de los niños y la importancia de implicarse en iniciativas que mejoren su futuro. Pero agregó: "ojalá en un mundo utópico no tuviéramos que necesitar de estas acciones".

También ha hablado sobre la situación que se vive en Venezuela, donde la ayuda humanitaria de la agencia de las Naciones Unidas no puede llegar ante la negativa de su actual gobierno: "Tengo conocidos que dejan de comer para que sus hijos coman", relató Zanetti.