EFEMadrid

Tres meses y medio después de dar a luz a su hijo Darío junto al tenista Feliciano López, la modelo e influente Sandra Gago se estrenará celebrando su primer Día de la Madre, inmersa en “la felicidad plena” que le aporta haberse convertido en progenitora, algo que siempre había “tenido claro desde muy pequeña” y que ha llegado a su vida junto a varios proyectos profesionales.

“Ser madre es un momento que siempre he tenido ganas de vivir, desde que era muy pequeña he querido ser madre joven”, ha dicho Gago esta mañana durante la presentación de la nueva línea de Gafas de Tous por el del Día de la Madre, de la que la modelo es embajadora y para la que se pone frente a los focos un año después de su último evento como embajadora de marca.

Para la modelo de 25 años “ser madre es mejor de lo que imaginaba”, en especial ahora que comienza a retomar su vida profesional tras los meses de confinamiento: “La etapa más bonita de mi vida, que es la del embarazo, la he pasado encerrada en plena pandemia”, ha explicado a los medios, feliz de retomar su normalidad de forma paulatina, marcada por los viajes constantes y consciente de que este parón también ha sido positivo.

“Por nuestros trabajos tanto Feliciano como yo viajábamos casi todas las semanas y con el confinamiento pudimos pararnos a disfrutar de nuestro hogar, cosa que antes casi no teníamos tiempo para hacer”, ha comentado sobre esta atapa, que ahora finaliza para retomar su ritmo habitual de viajes, a los que se suma también su hijo Darío, con quien la pareja viajó tres semanas a Acapulco, donde el tenista compitió en el torneo ATP.

Un primer viaje en familia que disfrutaron “muchísimo”, y es que la influente asegura haber vivido un posparto “muy positivo” que ha facilitado su rápida incorporación al día a día. “Con veinticinco años te recuperas antes de todo, además me he mantenido muy activa durante el embarazo, caminando y haciendo deporte en la medida de lo posible”, detalla.

Gago asegura que “hay tiempo para todo” y que, aunque el bebé ha “cambiado” sus vidas, ambos afrontan la paternidad compaginándola con sus trabajos: “Los dos somos muy niñeros, y también hacemos por encontrar tiempo juntos”, cuenta señalando que en un futuro lejano le gustaría “tener más hijos”, pero que su foco está puesto en el presente, en el que prima “disfrutar del bebé y volver a trabajar”.

Finalizar algunas asignaturas de la carrera de Periodismo “este septiembre en la universidad a distancia”. Continuar formándose en el ámbito de la organización de bodas, además de volver a ponerse frente a las cámaras son solo algunos de sus próximos proyectos: “Justo antes de la pandemia empecé a trabajar con un equipo de ‘wedding planners’ en el que ahora sigo, cogiendo experiencia, que es mi objetivo”, apunta, consciente de que “semana a semana iremos viendo cómo evoluciona todo”.

A la presentación de la nueva línea de gafas de Tous, de la que es embajadora por tercer año consecutivo y por primera vez con motivo del Día de la Madre, ha lucido una falda de polipiel negra, conjuntada con una camiseta de punto blanco, y las gafas de la colección. Un estilo que define como “siempre cómodo, casual y, si puede ser, con algo de tacón”.

“La pandemia ha cambiado la forma de vestir de todos, ahora optamos por prendas más casual, pero volver a subirme a unos tacones después de tanto tiempo es algo que me ha hecho ilusión”, ha apuntado sobre el evento.

Por María Muñoz