EFESevilla

El actor catalán Sergi López se ha mostrado satisfecho de la interpretación que ha realizado en "La inocencia", de Lucía Alemany, donde interpreta al padre de una adolescente, un papel en el que ha mostrado “que los padres, todos, más duros o menos, al final hacen todos lo que pueden”.

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, donde hoy se ha estrenado la película en el marco del Festival de Cine Europeo, López ha explicado que, cuando se interpreta a un padre, “acabas compartiendo algo universal: que los padres, todos, más duros o menos, al final hacen lo que pueden, y te das cuenta de que este padre tiene algo universal en todos”.

Así, ha entendido que “los hijos llegan, y nunca responden a una idea que tenías sobre ellos en la cabeza”, mientras que a la hora de relacionarse con ellos, "no se trata de estar de acuerdo, sino de aceptar quiénes son los otros y aceptarte a ti mismo”.

Sobre la relación del protagonista con su hija, muy duro en ocasiones, ha entendido que “es muy humano, y es lo que le hace tierno dentro de su dureza, pero te das cuenta de que hace lo que puede”.

La película cuenta cómo Lis, una adolescente de quince años, afronta un verano en que junto a sus amigas va aprendiendo cosas sobre su cuerpo y su propia identidad, soñando con algún día ser artista de circo, un verano en el que empieza también una relación que oculta a sus padres y vecinos, en un territorio hostil, machista y cotilla, “con un toque realista, naturalista y con un toque documental”, ha explicado su directora.

Para su autora, que ya se había prodigado en el mundo del corto, este filme “habla de la relación padres e hijos ante un conflicto sin pretender sentenciar a ninguna de las partes, ya que cada cual hace lo que puede según sus circunstancias. Cada espectador sabrá llevarlo a su experiencia personal”.

Lucía Alemany (Traiguera, 1985) estudió Comunicación Audiovisual y posteriormente Dirección en la ESCAC (Escuela de Cine y Audiovisuales de Cataluña).

De la búsqueda en el terreno de la improvisación con actores no profesionales nace su primer cortometraje, "14 años y un día", rodado en su pueblo natal, en su lengua materna y con actrices que se interpretan a sí mismas.

Ha participado también en la producción de filmes como "El olivo" (Icíar Bollaín, 2016) o "En tu cabeza" (Daniel Sánchez Arévalo, Borja Cobeaga, Kike Maíllo, Alberto Ruiz Rojo, 2016). "La inocencia", su primer largometraje, se estrenó en San Sebastián.