EFELogroño

La corredora del Movistar Sheyla Gutiérrez ha sido investida como cofrade de mérito del Vino de Rioja, en un acto en el que no ha escondido que su principal objetivo es "brindar en los Juegos Olímpicos" de Tokio 2020.

La corredora riojana ha recibido este martes una distinción que la Cofradía del Vino de Rioja otorga a diferentes profesionales por sus méritos y trayectoria.

Gutiérrez ha pasado así a integrar una lista en la que hay personalidades de la cultura, como el bailarín Antonio Najarro; el cine, como el actor Javier Cámara; el toreo, como el matador Enrique Ponce; o la televisión, como el humorista Carlos Latre.

El Gran Maestre de la Cofradía del Vino de Rioja, Carlos Gracia, ha repasado los méritos deportivos de Sheyla Gutiérrez, como sus triunfos en el Giro de Italia o en el Campeonato de España, en carretera en 2017, y contrarreloj en 2019.

Pero, especialmente, ha destacado su trayectoria personal, desde sus inicios hace casi una década "en un momento en el que el ciclismo femenino apenas tenía reconocimiento" a su sacrificio para militar en equipos de otras regiones, siendo una adolescente y, luego en un uno de Estados Unidos, antes de fichar por el Movistar.

No obstante, ha incidido Gracia, los "atributos" que han querido reconocer no son solo los logros deportivos, sino, especialmente, "el tesón y la capacidad de sacrificio para superar momentos malos" entre ellos el atropello que la tuvo varios meses casi apartada de la bicicleta.

El Gran Maestre ha recalcado que espera que Sheyla brinde con vino de Rioja en sus próximos éxitos "y, porqué no, en los Juegos Olímpicos de Tokio".

Así, ha hecho la primera referencia a la cita que la riojana tiene "en rojo" en su calendario de 2020, a pesar de que oficialmente no ha sido designada para representar a España en los Juegos Olímpicos, donde acudirán tres corredoras, dos par ala prueba en ruta -la que ella prefiere- y una a la contrarreloj.

La corredora, que recientemente ha estado concentrada con el Movistar, primero, y con la selección española, después, ha reconocido que su planificación gira en torno a los Juegos. "Pero lo cierto es que todavía no nos hemos sentado a hablar".

Por eso, ha explicado, todavía desconoce cuando comenzará a competir y cómo se diseñará su temporada, pero espera que en las próximas semanas la Federación Española confirme el equipo olímpico, para definir más su calendario "porque para llegar bien al mes de julio hay que trabajar de forma planificada desde ya".

La corredora del Movistar ha explicado, no obstante, que cree que el inicio de temporada para ella será similar al de otros años, en las carreteras de centroeuropa en febrero.

Respecto al acto de hoy, ha expresado su agradecimiento a la Cofradía del Vino de Rioja "y a toda la sociedad riojana, que me acoge tan bien".

"El vino de Rioja es reconocido en todo el mundo, yo lo sé porque he competido en lugares en los que no me entendían al pedir agua, pero decía que era de aquí y me traían una botella de vino", ha asegurado.

Al jurar su cargo de cofrade, antes de recibir un "cepazo protocolario" la ciclista ha tenido que comprometerse no solo a defender los valores del Rioja, sino también a "no aguarlo" y a "beberlo con asiduidad".

"No sé si eso es compatible con el deporte, pero una copa de vino no es algo malo y si es de Rioja, mejor", ha bromeado la corredora.

Eduardo Palacios