EFEMadrid

Tamara Falcó, la única hija que tuvo el empresario de éxito Carlos Falcó con Isabel Preysler, ha heredado el título de marquesa de Griñón, según dejó dispuesto su padre en el testamento antes de su fallecimiento el pasado 20 de marzo por coronavirus.

 “Gracias papi por dejarme el legado más bonito que se le puede dejar a una hija: tu amor”, ha escrito este miércoles en su perfil de Instagram Tamara Falcó, unas cariñosas palabras junto a tres fotografías en las que hace referencia a su nueva condición de marquesa de Griñón.

En las imágenes, Tamara Falcó, ganadora de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity", aparece posando, con un vestido de flores muy primaveral, en un sofá de mimbre junto a la piscina interior de su residencia con un libro sobre su regazo.

Otra de las imágenes es el libro "Entender de vino", escrito por su padre y en la tercera foto muestra el escudo de armas que corresponde al marquesado de Griñón.

Carlos Falcó, marqués de Griñón, Grande de España, marqués de Castel-Moncayo, cofundador del Club Siglo XXI, presidente del Círculo Español del Lujo Fortuny, un empresario de éxito amante del aceite y del vino, casado en cuatro ocasiones y padre de cinco hijos, ha dejado dispuesto en su testamento que el título nobiliario más familiar lo herede su hija menor, una decisión que Tamara Falcó desconocía.

Así, a sus 38 años, Tamara Falcó es la nueva marquesa de Griñón, mientras que Manolo, el primogénito que Carlos Falco tuvo con Jeannine Girod, su primer matrimonio que duró siete años, hereda el grado de Grandeza de España, que es el de marqués de Castel-Moncayo; y Xandra, la segunda hija que Carlos Falcó junto a Girod hace tiempo que ya disfruta del título de marquesa de Mirabel.

Desde que la empresaria y diseñadora Tamara Falcó pasara por los famosos fogones de "MasterChef Celebrity" se ha convertido en una de las revelaciones de la temporada televisiva.

Falcó, conocida por sus portadas en revistas del corazón -ella misma ha declarado que la publicación ¡Hola! es como su álbum familiar- y sus declaraciones como devota católica, ha llegado ahora al gran público con una nueva imagen gracias a la televisión y se está descubriendo a la persona más allá del personaje: una mujer espontánea, trabajadora y responsable.

Tamara estudió durante su adolescencia en Estados Unidos, para más tarde continuar su formación en el ámbito de la moda en Milán (Italia). Fue becaria en Inditex, donde según ha declarado en alguna ocasión, empezó como dependienta en Zara.

No es de extrañar que la ganadora del título Masterchef se haya atrevido con la moda. Después de ser embajadora de firmas como Pronovias o Pandora, en 2018 lanzó su propia firma de moda: TFP by Tamara Falcó.

Falcó, que se reconoce "una pija", no esconde su devoción católica tanto en sus redes sociales como en declaraciones a la prensa, y ha contado, por ejemplo, que lleva agua bendita en el bolso.

Tamara Falcó ha demostrado ser tenaz y perfeccionista, y ahora también marquesa de Griñón. EFE

cm/it/lml