EFEValladolid

La Guerra de las Comunidades no finalizó con la derrota de los comuneros en Villalar (Valladolid), de la que este próximo viernes se cumplen quinientos años, sino que continuó hasta 1522 gracias María Pacheco, cuya figura evoca un cómic divulgativo editado por el Ayuntamiento de Valladolid.

Ideado por Paz Altés, jefa del Servicio de Publicaciones, con guión del escritor Ángel Vallecillo y dibujos de Jorge Peligro, el cómic pretende difundir entre los escolares, visitantes y ciudadanos la sensación de que "somos lo que somos como consecuencia de episodios de la historia como éste", ha afirmado el alcalde, Óscar Puente, durante la presentación.

El guion sitúa en Valladolid a María Pacheco, esposa del capitán comunero Juan de Padilla, en un viaje de incógnito durante abril de 1521, días antes de la derrota de Villalar, para levantar el ánimo de unos comuneros que dudaban entre la capitulación ante el cardenal Adriano, regente de Carlos V, y la lucha hasta el final.

"Si hace quinientos años los comuneros hubieran pensado que ahora estaríamos aquí, en Valladolid, delante de un cómic con sus reivindicaciones, les parecería algo realmente sorprendente", ha afirmado por su parte el escritor Ángel Vallecillo, autor del guion sobre una idea original de Paz Altés.

Las viñetas de "Valladolid Comunera", título de la publicación, alternan el color para el relato actual con el blanco y negro para evocar hechos anteriores pero necesarios para comprender la realidad que se cuenta, ha explicado el dibujante Jorge Peligro.

La fotografía y el fotomontaje han sido otros de los recursos empleados para este tebeo de treinta páginas del que se han tirado cerca de 10.000 unidades que serán distribuidas de forma gratuita entre los escolares de tercer y cuarto curso de ESO, depositados en las bibliotecas municipales y puestos a la venta en los centros turísticos de la capital.

"Poder trabajar en algo que te apasiona, en estos tiempos tan extraños, es un verdadero placer", ha apuntado el ilustrador durante la presentación de esta publicación, en la capilla de San LLorente de la catedral de Valladolid, el lugar donde se reunían los comuneros cuando, en abril de 1520, la entonces villa era capital de la sublevación y sede de su junta general.

A esta presentación ha asistido también, en representación de la archidiócesis de Valladolid, el deán de la catedral, Andrés Cabrerizo.

Tras la derrota de Villalar y la decapitación de tres de sus capitanes generales (Padilla, Bravo y Maldonado), María Pacheco tomó las riendas de la revuelta hasta su definitiva capitulación, casi un año después, en febrero de 1522. Viuda de Juan de Padilla, sus restos descansan en la catedral de Oporto (Portugal).