Pinturas centenarias sobre sexo se mezclan con infinidad de amuletos fálicos y esculturas donde el coito -heterosexual, homosexual, con animales e incluso con dioses- es el protagonista.

La galería, que abrió sus puertas hace más de nueve años en un céntrico apartamento de la capital tailandesa de Bangkok, comenzó como un entretenimiento de un coleccionista, quien durante sus viajes se aficionó a visitar diferentes museos centrados en la temática sexual.

El museo Kamavijitra expone más de 500 piezas de arte erótico tailandés entre las que se encuentran antigüedades, esculturas sexuales, cerámica, amuletos con forma fálica, revistas ponográficas, juguetes sexuales y pinturas eróticas.