EFEMéxico

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) expresó este viernes su "preocupación" por las acciones que ha tomado el Gobierno mexicano ante la pandemia de COVID-19, al considerar que han sido insuficientes.

"Nos preocupa enormemente que la acción de la autoridad no está siendo consecuente con el tamaño del problema. No es nada más un problema de salud, que hay que atender y nosotros estamos enormemente alineados, es también un problema económico", indicó Carlos Salazar, presidente del CCE.

En rueda de prensa, el principal organismo empresarial de México lamentó las previsiones que instituciones privadas, como Bank of America, han hecho sobre una posible contracción de la economía mexicana de hasta 4,5 % para este 2020.

Aunque no hay un cálculo oficial, Salazar estimó con base en desempeños históricos que, de concretarse este decrecimiento, México podría perder hasta 800.000 empleos.

Por ello, el líder empresarial exhortó al Gobierno mexicano a "ser mucho más eficaces" y a aprender de las experiencias exitosas de países que están superando la pandemia.

También cuestionó que algunos funcionarios del Gobierno federal, incluyendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, hagan declaraciones que minimicen el problema.

"Esas acciones de que parece que no pasa nada, no. Sí pasa y está pasando y muy acelerado", manifestó Salazar al argumentar que los programas sociales del Ejecutivo no serán suficientes.

El presidente del CCE negó conocer más detalles sobre empresas que estén suspendiendo operaciones en México, como lo anunciaron estas semanas las automotrices Ford, Chrysler, General Motors y Toyota, que pararán actividades entre una y tres semanas.

Pese a no tener cifras estimadas, reconoció que ya hay un impacto en maquiladoras por las afectaciones de las cadenas de suministro de insumos que provienen de Asia.

El empresario subrayó la necesidad de estímulos fiscales para que el sector privado pueda mantener los empleos formales que pararán en el contexto de la llamada Jornada Nacional de Sana Distancia que anunció el Gobierno, que será del 23 de marzo al 19 de abril, y contempla la suspensión temporal de actividades no esenciales.

"Insisto también, no estamos pidiendo subsidios, no es una petición equivocada del sector privado y del sector empresarial. Estamos viendo cómo poder salvaguardar las condiciones económicas", justificó.

Por otro lado, el CCE denunció que "no se está dando" una coordinación entre las autoridades nacionales, los estados y los municipios por la crisis, que ha provocado 164 contagios y un muerto en México, según el último reporte oficial.

"Hay municipios del país que ya están en fase 3, cuando a nivel federal estamos en fase 1. Hay Gobiernos de los estados que están tratando de tomar acciones inmediatas, no necesariamente coordinadas con la parte federal. Estoy hablando de la parte económica", declaró Salazar.