EFEMéxico

La reanudación de las ferias y convenciones de los diferentes sectores industriales de Latinoamérica ayudará a la reactivación económica y marcará la evolución del crecimiento de las empresas, según coinciden expertos.

Tras lograr un crecimiento anual del 20 por ciento en los últimos cinco años, la pandemia ha impedido la celebración de ferias y convenciones en 2020 y para este año se esperan algunos eventos durante el segundo semestre con estrictos protocolos sanitarios como la feria Smart City en Mérida (Yucatán).

El sector de las ferias generó en 2019 cerca de 60.000 millones de dólares en Latinoamérica y constituye un motor económico en la región, explicó a Efe Manuel Redondo, presidente de Fira Barcelona México, una de las empresas de organización de reuniones de negocio mas importante de la región.

"Lo que hemos aprendido de la pandemia es que los eventos presenciales son fundamentales para cerrar negocios. Los eventos digitales están bien, pero no son suficientes. Son complementarios a lo presencial porque en el cara a cara es cuando se culminan los contratos", aseguró Redondo.

"Incluso las empresas de telecomunicaciones y del mundo digital prefieren los eventos presenciales. Por ello es importante que se recupere la normalidad de la celebración de las grandes ferias y convencionales", indicó.

Brasil y México son los dos grandes países latinoamericanos que organizan mas eventos de todos tipo de sectores de la economía y en ambos países se estima que la recuperación de las reuniones de negocio es lenta hasta el punto que las cifras logradas antes de la pandemia no se alcanzarán hasta 2023 o 2024.

"La inevitable cancelación de las reuniones de negocio ha puesto de manifiesto la importancia de esta industria para el desarrollo y la reactivación socio económica", agregó Redondo.

IMPACTO ECONOMICO

Antes de la pandemia se celebraron cerca 32.000 ferias y exposiciones en el mundo generando un impacto económico total de más de 325.000 millones de dólares y la creación de más de 3,2 millones de empleos, según un informe The Global Association of the Exhibition Industry (UFI) y Oxford Economics.

En Latinoamérica se realizaron en 2019 más de 3.000 exposiciones atrayendo a 410.183 expositores y 68.540.806 visitantes.

Un estudio de la firma Explori indica que dos tercios de los que exponen en eventos empresariales consideran que las cancelaciones de estos encuentros han tenido un impacto perjudicial notable en su negocio.

Nueve de cada diez consideraron que las soluciones alternativas, como los eventos virtuales no son tan efectivas para satisfacer las necesidades profesionales como los eventos presenciales.

Las empresas mexicanas del sector tenían grandes expectativas con la vacunación para el regreso de los eventos presenciales, pero claramente 2021 no será el año de la vuelta a la normalidad, afirmó Celia Navarrete González, presidenta de la Asociación de Profesionales de Exposiciones, Ferias y Convenciones.

La feria Intermoda 2021, considerada el evento de moda mas grande de Latinoamérica y que se celebró en enero Guadalajara (Jalisco), fue un buen ejemplo de la organización de una reunión de negocios con todas las precauciones sanitarias posibles, aunque todavía con restricciones y limitaciones.

De cara al futuro, el 66 % de las organizaciones del sector considera que la covid-19 cambiará fundamentalmente su funcionamiento por la necesidad de innovar y crear soluciones para el contexto actual.

Un estudio MICE Travel Report reportó como prometedora la industria de reuniones de negocios en México, al generar una derrama económica de 24.970 millones de dólares, equivalente al 1.5% del PIB nacional y captando 2,7 millones de visitantes, que lo sitúa como el principal destino dentro de la región.

Estas cifras no se alcanzarán de nuevo hasta 2023 o 2024, aunque Navarrate estimó que el modelo de negocio no peligra porque lo virtual no sustituye a lo presencial.

"Las herramientas digitales ayudan a mantener ciertas audiencias cautivas, pero no se puede sustituir lo presencial", dijo Navarrete.

"Vamos por tanto hacia unos eventos híbridos con protocolos sanitarios estrictos y eventos virtuales para una parte de la población interesada en asistir a los eventos, pero no necesariamente en hacer negocios", agregó.

Manuel Redondo sostuvo al respecto que "la industria de reuniones de negocios es motor de desarrollo económico para los países de América Latina. Hoy más que nunca debemos darle el valor social que merecen este tipo de encuentros ya que, precisamente, tienen una relación directa con el propio desarrollo económico".