La empresa Iberdrola concluyó este jueves la segunda etapa del proyecto Luces de Esperanza en la zona Huasteca de San Luis Potosí, estado del centro de México a donde llevó electricidad con energía solar a 36 comunidades sin acceso al servicio.

Beneficiarios encendieron sus luces con paneles solares en una ceremonia en El Clérigo, una de las localidades beneficiadas con el proyecto, que en esta fase contempló 7 millones de pesos (casi 350.000 dólares) para un centro de salud y 100 viviendas, con un total de 700 personas apoyadas.

"Es de mucha ayuda porque por muchos años no teníamos luz, batallamos mucho, y gracias a ellos ya no vamos a ocupar (requerir) velas, ya no vamos a ir a otro lugar a cargar focos, ya no vamos a ocupar diésel, nada de eso, ya no vamos a correr el riesgo de un incendio", expresó Rufina Vargas, representante de El Clérigo.

Este programa empezó en 2019 en la Huasteca Potosina, una zona caracterizada por la presencia de población indígena, donde la compañía inició con una inversión de 30 millones de pesos (cerca de 1,5 millones de dólares) para llevar energía a 50 viviendas y tres espacios comunitarios.

En esta segunda etapa, Iberdrola extendió el beneficio de los paneles fotovoltaicos a los municipios San Martín Chalchicuautla, Matlapa, Tampacán y Tamazunchale, donde la compañía tiene una planta de ciclo combinado.

"El objetivo de esta iniciativa es satisfacer las necesidades energéticas de los hogares que no cuentan con este recurso, promover la atención médica de calidad, combatir el rezago educativo e impulsar las actividades productivas", declaró Manuel Argüelles, gerente de la central de Iberdrola.

El directivo citó cifras oficiales que indican que en México hay 1,5 millones de personas sin acceso a la energía eléctrica.

Esto representa más de 268.800 hogares sin acceso a la electricidad, de las que 11.142 están en San Luis Potosí, según el Censo de Población y Vivienda 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

"La energía eléctrica es fundamental para el bienestar de las sociedades, es transversal, ya que afecta todos los ámbitos de la vida de las personas, la educación, la economía, la seguridad y la salud", argumentó Argüelles.

El proyecto Luces de Esperanza, que también apoyó en diciembre pasado a 6.000 familias en Oaxaca, estado del sur de México, proyecta beneficiar a un total de 12.000 personas con una inversión de 80 millones de pesos (unos 4 millones de dólares) hacia 2024.

En la zona de la Huasteca Potosina, el programa también incluye talleres ambientales para generar conciencia entre niños y adultos sobre el cuidado del medioambiente y el uso de energías renovables.

Por ello, la presidenta municipal de Matlapa, Karina Rivera, consideró que este tipo de iniciativas "cambian la vida" de las personas que por décadas han estado fuera de las redes eléctricas.

"Sabemos que todavía se tienen localidades en las que precisamente muchas viviendas no están cerca de los núcleos de población y que a veces de verdad la energía eléctrica no puede llegar tan fácil a sus hogares y este tipo de paneles solar vienen a transformar la vida", reflexionó.