EFEMéxico

El sector automotor de Norteamérica estará paralizado hasta junio, advirtieron este jueves líderes industriales tras la confusión creada por el plan de reactivación económica hacia "una nueva normalidad" que presentó el Gobierno mexicano.

"La cadena de suministro en México es tan importante para ellos, que no pueden empezar a operar y fabricar vehículos porque les falta el 40 % del promedio que viene de nuestro país", señaló Eduardo Solís, del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN).

El consultor internacional se refirió a las contradicciones del Gobierno mexicano, que la mañana del miércoles anunció la inclusión de la construcción, la minería y la fabricación de transportes como actividades esenciales que reiniciarían a partir del 18 de mayo.

Sin embargo, horas más tarde, el subsecretario de Prevención y Promoción por la Salud, Hugo López-Gatell, rectificó al señalar que estos sectores solo podrán laborar en protocolos contra COVID-19 hasta el 1 de junio, su fecha oficial de recomienzo de actividades.

"Que sí regresemos a trabajar aunque sea gradualmente, muy gradualmente, pero dar la confianza a nuestros clientes. El haber dado marcha atrás de ayer a hoy es una señal muy mala para nuestros socios comerciales", apuntó Solís, expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

La definición de actividades esenciales causa polémica en México desde el 30 de marzo, cuando el Gobierno declaró la emergencia sanitaria por el coronavirus, que ha dejado más de 40.000 contagios y 4.000 muertes en el país.

Ante la presión de Estados Unidos, que reactivará la mayoría de sus plantas el próximo lunes, los industriales mexicanos esperaban que el plan de reactivación económica del Gobierno homologara los sectores esenciales con los de Norteamérica.

"Si México no restablece rápido las cadenas de valor globales, los compradores buscarán otros proveedores en otras latitudes, es lo más preocupante, a lo que más nos tenemos que enfocar y el llamado que hacemos al Gobierno", alertó este jueves Francisco Cervantes, presidente de la Concamin.

Aun así, pese a señalar los desacuerdos, los empresarios reconocieron el diálogo con el Gobierno mexicano y la naturaleza cambiante de la pandemia, que esta semana está en su fase más crítica para el país.

"No es que haya un distanciamiento, yo lo que quisiera poner en la mesa es que lo que estamos viviendo puede cambiar por horas", declaró Alejandro Malagón, vocero de la Concamin y presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca).

En tanto, el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) anunció la reapertura de 1.080 maquiladoras de fabricación de transporte con 978.883 empleados directos.

El Index ha indicado que 45 % de las 6.339 empresas maquiladoras, que representan el 60 % de las exportaciones manufactureras, están paralizadas por la contingencia.

"Desafortunadamente, hoy en día en el decreto de los acuerdos de salud todavía no tenemos alineados varios sectores que son esenciales en las cadenas globales de valor de productos que son esenciales en otros países", Luis Aguirre, presidente de Index.

Cada una de las plantas invertirá un promedio de 30 millones de pesos (1,2 millones de dólares) en protocolos para evitar la propagación de COVID-19, afirmó Aguirre.