EFEMéxico

El sector agroalimentario mexicano estima crecer un 2 % en 2020 pese al impacto de la pandemia del COVID-19, aseguró este lunes el presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega.

"La esperanza que tengo es que a final del año el sector agroalimentario esté creciendo a tasas del 2 %", dijo De la Vega en una conferencia telemática.

El CNA, organismo cúpula de la industria de la agricultura y la pesca en México, tenía unas expectativas de crecimiento del 4,5 % antes de la explosión del coronavirus SARS-CoV-2, que hasta ahora ha dejado 68.620 contagios y 7.394 decesos en el país.

"No hay un agricultor en este país que no se vea afectado", expuso el directivo, ya que esta industria esencial ha sido golpeada por el cierre de grandes consumidores de alimentos, como hoteles y restaurantes.

De la Vega precisó que esperan que este bajón de demanda "esté solucionado para julio o agosto", contando con la reapertura progresiva de negocios.

"Sin embargo esperábamos que el pico de la curva fuera el 8 de mayo y no ha sido", apostilló, preocupado por el manejo de las autoridades de la epidemia.

El campo mexicano pasa también por otros problemas, principalmente el de la inseguridad, algo que según el presidente del CNA cuesta unas 3.100 vidas al año como resultado de asaltos, robos y extorsiones.

"Sigue la delincuencia creciendo en el sector agroalimentario y nos hace muy vulnerables, porque estamos en zonas rurales y en zonas geográficas apartadas", alertó.

El sector afronta también una encrucijada con la prohibición en México de la importación de glifosato, un herbicida considerado como "probablemente cancerígeno" por la Organización Mundial de la Salud y que no tiene un sustitutivo en el país.

"Nuestros rendimientos estimo que van a bajar un 30 % si el Gobierno no es sensible con este herbicida", cifró De la Vega.

DONACIÓN DE ALIMENTOS

El CNA inició en esta pandemia una campaña de donación de alimentos a los más pobres, en colaboración con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) y el Ejército mexicano, que ya ha llegado a 3,6 millones de ciudadanos.

La campaña, bajo el nombre "Alimentos para México", pretende beneficiar a 20 millones de personas e incluso a más si la contingencia sanitaria se extiende más allá de los plazos previstos.

"Queremos contribuir como uno de los sectores claves del país durante esta crisis y apoyar a las familias que más lo necesitan", reflexionó De la Vega.