EFECiudad de México

Seguidores del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, avanzan contra reloj para conseguir las firmas ciudadanas para convocar en abril de 2022 a la consulta de revocación de mandato, que ellos llaman de "ratificación".

La agrupación "Que siga la democracia" entregó este jueves cerca de 260 cajas con más de 1 millón de firmas al Instituto Nacional Electoral (INE), casi el 30 % del total requerido.

"Todavía tenemos como fecha límite hasta el 25 de diciembre. Hoy estamos a 9 de diciembre y ya tenemos un 65 % de avance (con las nuevas firmas entregadas). Seguramente muchísimo antes de la fecha límite estaremos cumpliendo la meta nacional", aseveró Gabriela Jiménez, presidenta del grupo.

Esta será la primera consulta en la historia de México que preguntará: "¿Estás de acuerdo en que a Andrés Manuel López Obrador, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por pérdida de confianza o siga en la Presidencia de la República hasta que termine su periodo?".

Los promoventes deben reunir antes 2,75 millones de firmas, el 3 % de la lista nominal nacional, distribuidas en 17 de los 32 estados del país, donde también debe alcanzarse la proporción estatal de 3 %, de acuerdo con la Ley Federal de Revocación de Mandato promulgada en septiembre pasado.

Con las firmas entregadas hasta ahora, 11 entidades ya han llegado a la meta, aseveró Jiménez.

"Es para lo que estamos trabajando, para que este tipo de ejercicios de consultas, que hoy la ciudadanía todavía no está tan familiarizada, en un futuro sean comunes, que nuestro voto no solamente valga para elegir a nuestros representantes cada tres o seis años", argumentó la activista.

El proceso ha causado controversia porque el mismo López Obrador promueve el ejercicio, por lo que la oposición lo ha acusado de usar la consulta para "estar en campaña permanente".

Además, el INE ha pedido a los seguidores del presidente no usar la palabra "ratificación", pero la asociación Que siga la democracia ha impugnado la decisión ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

"Nosotros usamos la palabra ratificación porque no estamos revocando, hay muchos promoventes, y habrá quienes promuevan la revocación. Nosotros promovemos la no revocación y una no revocación, pues es una ratificación. Es lógica", defendió Jiménez.

Otra polémica del proceso ha sido la recolección de firmas, que en un principio debía hacerse con el teléfono móvil.

Pero Que siga la democracia impugnó la regla con el argumento que solo 60 % de la población tiene conectividad.

Cuestionada por presuntas irregularidades en la recolección de firmas, la asociación señaló que no prevén que el INE anule "casi ninguna".

"Estamos dispuestos obviamente a que se nos investigue, cualquier tipo de situación que tenga que ver con los recursos, no tenemos nada que esconder. Somos ciudadanos", aseguró Sergio Pérez, coordinador de la circunscripción 5.