EFEUSANueva York

La aerolínea turca SunExpress ha ejercido una opción de compra de diez aviones Boeing 737 MAX 8 por un total de 1.200 millones de dólares, con lo que muestra su "plena confianza" en el aparato pese a que aún "requiere" la aprobación de las autoridades respecto su "aeronavegabilidad".

Según un comunicado conjunto emitido por la aerolínea y la fabricante de aviones este lunes, SunExpress, que ofrece vuelos directos entre Europa y Turquía, sumará los 10 aparatos a un encargo previo de 32 como parte de un esfuerzo por "expandir su flota, (compuesta) principalmente de aviones Boeing 737".

"Tenemos una relación de largo plazo, fuerte y de confianza con Boeing y por eso hemos decidido convertir nuestra opción en una compra. Mantenemos nuestra decisión estratégica de introducir el 737 MAX en nuestra flota por todas sus ventajas económicas y ecológicas a medio y largo plazo", dijo su primer ejecutivo, Jens Bischof.

"Tenemos plena confianza en que Boeing nos dará un avión seguro, de confianza y eficiente. Sin embargo, sobra decir que esto requiere la aeronavegabilidad irrefutable, garantizada por todas las autoridades relevantes", agregó el CEO de SunExpress, que señaló la seguridad como su prioridad.

El presidente y consejero delegado de Aviones Comerciales de Boeing, Stan Deal, agradeció la "confianza" y se disculpó por "el impacto que la paralización de los MAX ha tenido en SunExpress y sus pasajeros", insistiendo, como ha hecho la firma en los últimos meses, en que siguen trabajando para el retorno seguro del aparato.

El 737 MAX se encuentra paralizado en todo el mundo tras los dos accidentes ocurridos entre finales del año pasado y principios de este en Indonesia y Etiopía, en los que fallecieron 346 personas a consecuencia de un fallo en el sistema de control de vuelo MCAS.

La aeronáutica, que ha actualizado ese sistema para reforzar la seguridad, está trabajando conjuntamente con la Administración Federal de Aviación (FAA, acrónimo en inglés) y otros reguladores internacionales para obtener de nuevo una certificación y devolver al servicio el que fuera su avión estrella.

Desde entonces, atraviesa una crisis que le ha llevado a paralizar las entregas de los aviones a la vez que experimenta un descenso notable de nuevos encargos, aunque espera reanudar el funcionamiento comercial del 737 MAX en enero.