EFESochi (Rusia)

Suecia fue el punto de partida en la carrera de Joachim Löw como seleccionador de Alemania, en agosto de 2006 y hoy, casi doce años después, se convierte en juez de una causa en pos del Mundial de Rusia que puede acabar anticipadamente este sábado en Sochi, o seguir vigente.

'Jogi', como es conocido popularmente, asumió en propiedad el banco de la Mannschaft, al que llegó en 2004 como ayudante de su amigo Jürgen Klinsmann y a partir de entonces comenzó a poner los cimientos del 'Kurtzspielspass', algo así como juego de pase corto.

La pareja Klinsmann-Löw se dedicó durante esos dos años a echar por tierra la rígida estructura de juego lateral, robótico y defensivo e imprimió un rol dinámico, veloz, ofensivo y versátil.

El debut de Löw como primer entrenador se produjo en un amistoso contra Suecia que ganaron sus pupilos por 3-0 el 16 de agosto de 2006 en Gelsenkirchen.

Este 23 de junio se cumplirán 11 años, 10 meses y 7 días de aquél estreno, aunque esta vez habrá mucho más en juego.

Suecia llega como líder del Grupo F junto a México, el verdugo de los germanos en la primera jornada.

Alemania no tiene nada y, por primera vez en su era como seleccionador, se asoma al abismo.

Una victoria no solo clasifica a los suecos a falta de una jornada para el fin de la acción en el grupo, que completa Corea del Sur, sino que anticipará la eliminación del país que conquistó del pasado Mundial.

Para los críticos, la crisis ya se venía venir por la obstinación del entrenador de 58 años en mantener en su once titular a jugadores que hace tiempo están lejos de su mejor momento, como Mesut Özil, Sami Khedira y Jerome Boateng.

Tras la derrota ante el Tri mexicano el 17 de junio, 'Jogi' aseguró que no se iba a tirar a la basura el plan que comenzó a ejecutar Klinsmann, su compañero de estudios en la Academia de entrenadores Hannes Weisweiler.

Oliver Bierhoff, director deportivo de la Federación Alemana (DFB), se mostró molesto el miércoles pasado ante las preguntas sobre el futuro del proceso en caso de que se diera este sábado en Sochi el peor de los escenarios para la Mannschaft.

¿Acaso ya no somos campeones del mundo?", preguntó con enfado.

Lo cierto es que hace tiempo el equipo da muestras de no reconocerse a sí mismo.

Para dar un certero golpe de timón, hay tres opciones, la más conservadora, ratificar a sus once del debut y esperar una reacción rebelde que los absuelva de su mal partido en el Luzhniki de Moscú.

La segunda, daría un poder más ofensivo al equipo con dos movimientos en el tablero: Jonas Hector, que se perdió el debut por una gripe, en el puesto de Marvin Plattenhardt; y Marco Reus por le de Julian Draxler.

Poner de entrada toda la carne en el asador es la opción extrema que guarda el entrenador, aunque quizá no sea la primera.

Se trata de Julian Brandt y Marco Reus como puntas de lanza. Los pocos minutos que han jugado juntos se han complementado muy bien. A ellos se sumaría Leo Goretzka en sustitución de Khedira.

Al comparecer ante la prensa al finalizar la jornada, el entrenador alemán dio señales de que su opción inicial es la más conservadora, aunque posiblemente tenga que introducir un cambio obligada ya que el central Mats Hummels sufrió una lesión en el cuello de la que no ha dado buenas señales de recuperación.

De confirmarse su baja, el sustituto natural es un compañero en el Bayern Múnich, Niklas Süle.

La selección de Suecia alcanzó sus tres primeros puntos en el Mundial ruso por la vía de un penalti sobre Viktor Claesson que el árbitro salvadoreño Joel Aguilar solo sancionó dos minutos después gracias a la ayuda del VAR.

El capitán Andreas Granqvist lo cambió por gol y dio a los escandinavos la primera victoria en una primera jornada mundialista desde 1958.

El jugador, de 33 años, ha dicho que el equipo de Janne Andersson debe mantener ante Alemania la consistencia que mostró en los partidos clave de clasificación contra Francia e Italia.

A los Bleus los derrotó en casa por 2-1 en la fase regular, y eliminó a la Azzurra en la repesca.

Pero no todas son buenas noticias para los de Andersson pues ha perdido a tres de sus jugadores por una intoxicación y a otro por una lesión en el tobillo.

"Filip Helander, Pontus Jansson y Marcus Rohden se quejaron de problemas estomacales el jueves por la noche y no viajaron a Sochi", declaró el seleccionador durante una conferencia de prensa antes de que sus jugadores tomaran contacto con el estadio olímpico Fisht, donde este sábado de jugará el partido.

Helander y Jansson son defensas y Rohden centrocampista.

Jansson es habitual titular en el equipo nórdico y su puesto debe ser ocupado el sábado por Emil Krafth.

Entre algodones ha quedado por una lesión en el tobillo el delantero Isaac Kiese Thelin, que jugó algunos minutos en el debut.

Alineaciones probables;

Alemania: Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jerome Boateng, Mats Hummels o Niklas Süle, Marvin Plattenhardt o Jonas Hector; Sami Khedira, Toni Kroos; Thomas Müller, Mesut Özil, Julian Draxler o Marco Reus; y Timo Werner.

Seleccionador: Joachim Löw.

Suecia: Robin Olsen; Mikael Lustig, Andreas Granqvist, Emil Krafth, Ludwin Augustinson; Viktor Claesson, Sebastian Larsson, Albin Ekdal, Emil Forsberg; Marcus Berg y Ola Toivonen.

Seleccionador: Janne Andersson.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL)

Estadio: Olímpico Fisht, en Sochi

Hora: 21.00 local (18.00 GMT).

Hernán Bahos Ruiz