EFEArgel

Un tribunal de apelación militar argelino absolvió hoy de todos los cargos a Said Buteflika, el hermano y asesor del expresidente Abdelaziz Buteflika, a los dos jefes más poderosos de la inteligencia militar durante su mandato y a una destacada líder de la oposición, todos ellos encarcelados y condenados a penas de cárcel por un delito de conspiración.

En un comunicado difundido a través de las redes sociales, el Ministerio de Defensa explicó que tanto la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), de tendencia comunista, Louise Hanoun, como el general Mohamad Mediène "Tawfik", quien durante 25 años fuera jefe de los temidos servicios de inteligencia nacional, han sido ya "puestos en libertad".

Quien fuera su mano derecha en la inteligencia militar, el general Athmane Tartag, permanece, sin embargo, en la prisión de Blida, ya que "es todavía objeto de otro proceso pendiente de la Justicia militar", mientras que Said Buteflika ha sido trasladado a un presidio civil ya que está procesado por la sala de delitos financieros y económicos del tribunal de Argel, agregó.

Todos habían sido condenados en primera instancia tras ser acusados de "conspiración destinada a menoscabar la autoridad del comandante de una formación militar" y "conspiración con el objetivo de cambiar el régimen", en aplicación de los artículos 284 del Código de Justicia Militar y los artículos 77 y 78 del Código Penal.

Los cuatro fueron detenidos en mayo de 2019, poco después de que las protestas masivas en la calle y la presión del propio Ejército obligaran a que el entonces presidente, el enfermo Abdelaziz Bouteflika, presentara su dimisión tras dos décadas en el poder.

Juzgados en septiembre, fueron condenados a quince años de prisión, pena que se redujo a tres años en el caso de Hanoun tras la primera apelación en marzo del pasado año.

La base de la acusación fue una supuesta "reunión secreta" que los cuatro habrían mantenido el 27 de marzo de 2019, seis días antes de que la presidencia anunciara la renuncia de Buteflika, gravemente enfermo e incapacitado desde que en 2013 sufriera un ictus.

Tras la renuncia, el entonces jefe del Ejército, general Ahmed Gaïd Salah, puso en marcha una supuesta campaña de "manos limpias" que condujo a la detención y condena de numerosos políticos, militares, periodistas, empresarios y asesores del llamado "círculo de poder" de Buteflika, entre ellos quienes fueran sus jefes de Gobierno, Ahmed Ouyahia y Abdelmalek Sellal.

Estos dos últimos han sido condenados a una decena de años en prisión por un delito de corrupción vinculado a las campañas electorales del mandatario.

La represión también ha conducido a la cárcel a centenares de líderes y activistas del movimiento popular de protesta masiva "Hirak" que en febrero de 2019 se levantó para oponerse a que Buteflika se presentase a un quinto mandato consecutivo y que tras conseguido ese objetivo ahora pide el fin del régimen militar que domina Argelia desde la independencia de Francia en 1962.