EFEBerlín

La campaña de las presidenciales polacas, cuya segunda y decisiva ronda se celebra el próximo domingo, transcurre en un clima polarizado en el que la cadena pública Telewizja Polska (TVP) favorece al presidente Andrzej Duda y carece de independencia, según denuncian expertos.

Así, la misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que observó la primera vuelta del pasado 28 de junio, concluyó en su informe que la TVP "no garantizó una cobertura equilibrada e imparcial" sino que en lugar de ello sirvió "como instrumento de campaña" para el actual jefe de Estado.

De acuerdo con los resultados presentados por la misión, TVP con frecuencia mostró a Rafal Trzaskowski, el liberal alcalde de Varsovia y rival del candidato conservador, como una "amenaza para los valores e intereses polacos", mientras que parte de la cobertura tenía además matices "xenófobos y antisemitas".

La TVP, por su parte, rechaza tajantemente todas las alegaciones y asegura que en la cobertura de la primera ronda, la empresa "cumplió por completo con su misión, que se basa en reforzar el pluralismo en el debate público".

Paradójicamente, en el mismo comunicado, TVP carga contra Trzaskowski acusándole de haber "dirigido amenazas" contra periodistas de la cadena y lamenta que el informe de los observadores no sea sino una herramienta en la campaña del liberal y estos hayan perdido por tanto toda "credibilidad".

Esta semana la cadena pública atacó también la "hostilidad" del Consejo Ético de Medios (REM), después de que éste calificara de "propaganda" la cobertura de la campaña de Duda en los informativos, incidiendo en que ésta viola los estándares éticos por los que la empresa afirma guiarse.

MOMENTOS "NORCOREANOS"

La valoración de los observadores internacionales y del REM es compartida por Krzysztof Bobinski, miembro de la junta directiva de la Asociación de Periodistas, que está monitoreando la cobertura de la segunda vuelta tras haber emitido un informe muy crítico con el papel de TVP en la primera ronda.

De acuerdo con el veterano periodista, excorresponsal de varios medios británicos y estadounidenses, la televisión pública ha llegado al punto de emitir lo que califica de "momentos norcoreanos", en los que se puede ver a Duda vitoreado por las masas, con música edificante como banda sonora.

De acuerdo con el estudio de la Asociación de Periodistas, de todos los segmentos en los que apareció Duda en TVP, tan solo uno de ellos era "neutral" y no "positivo", mientras que la cobertura del aspirante liberal Trzaskowski era "invariablemente" negativa y los otros nueve candidatos apenas eran mencionados.

Un vistazo a la web de TVP muestra imágenes de Duda sonriente y rodeado de banderas polacas, cedidas por cuentas oficiales de su campaña, así como declaraciones de figuras críticas con su rival y noticias que exploran los consejos de la conferencia episcopal sobre "cómo debe votar un católico".

Los informativos de la TVP contaron en mayo con una audiencia diaria de 2,92 millones de televidentes, superados solo por los telediarios del canal privado TVN24, propiedad de la estadounidense Discovery y de corte liberal, aunque la pública es, en general, la cadena con mayor cuota de pantalla.

Según una encuesta de 2019 realizada por CBOS, el 58% de los polacos recurre a la televisión para informarse y los informativos de TVP son la principal fuente de información para un 22% de los entrevistados, aunque un 38% de estos afirmó que las noticias de la televisión pública no son creíbles.

PURGAS TRAS LA LLEGADA AL PODER DEL PiS

Según Bobinski, el uso de la TVP como instrumento al servicio de Duda y del gobernante Partido de la Ley y la Justicia (PiS), al que éste es próximo, se ha intensificado en esta última campaña, puesto que los ultraconservadores tienen miedo a "perder el control" de las instituciones en caso de una victoria de Trzaskowski.

En los medios públicos, la estrategia del PiS pasa por tener "cuidado de no mentir", pero usan "medias verdades e insinuaciones", afirma el excorresponsal, por ejemplo para asociar a Trzaskowski con la idea de la supuesta "sexualización" de los niños por parte del colectivo LGTBI.

Tras la llegada al poder del PiS en 2015, el nuevo Gobierno ultraconservador ratificó una nueva ley de medios, criticada por la Comisión Europea, que confirió al Ejecutivo la capacidad de nombrar a los responsables de la radiotelevisión pública y de la Agencia Polaca de Noticias (PAP).

En medio de una "purga" en la que 300 profesionales fueron despedidos o apartados, según la Asociación de Periodistas, la dirección de la TVP fue a parar a manos de Jacek Kurski, un político del PiS conocido por sus tácticas agresivas como el "Bullterrier de los Kaczynski", en referencia a los fundadores del partido.

La ley de medios y los intentos del Gobierno para restringir el acceso de la prensa al Parlamento -medida que finalmente fue retirada tras protestas multitudinarias en 2016- le han valido al PiS la acusación por parte de la oposición de que está tratando de limitar la libertad de expresión.

De estas críticas se ha hecho eco asimismo Reporteros Sin Fronteras (RSF), que el mes pasado pidió que los procedimientos de infracción abiertos por la Comisión Europa (CE) contra Polonia investiguen también presuntas violaciones contra la libertad de prensa.

Después de que esta primavera una canción crítica con el PiS fuera eliminada de la lista de favoritas de los oyentes en la radio pública, también la Unión Europea de Radiodifusión (EBU), en general reacia a implicarse en cuestiones políticas, pidió respeto a la independencia de los medios públicos.

Clara Palma Hermann