EFEPekín

Al menos once zonas en tres provincias del norte de China han sido aisladas "de facto" por los rebrotes de coronavirus de los últimos días en el país y están realizando test masivos entre la población para frenar los contagios, informaron hoy los medios locales.

Aunque muchos gobiernos locales no hablan de cierre, están adoptando medidas similares, como pedir a los residentes que no salgan de casa, prohibir la circulación de vehículos y controlar estrictamente las carreteras interprovinciales.

En la provincia septentrional de Heilongjiang se han aislado al menos cinco zonas, incluidos algunos distritos de ciudades importantes como la capital Harbin, entre ellos el de Hulan, que empezó hoy a realizar pruebas de covid a todos sus habitantes.

En la provincia nororiental de Jilin, donde un supercontagiador ha causado más de un centenar de contagios, se han cerrado las ciudades de Gongzhuling y Tonghua, que están haciendo test a todos sus residentes.

La Comisión Nacional de Salud de China informó hoy de 30 casos confirmados el domingo en Jilin y 17 asintomáticos, que el país asiático no incluye entre los confirmados.

En la provincia septentrional de Hebei, que rodea a Pekín y que ayer, domingo, detectó 54 nuevos contagios confirmados y seis asintomáticos, se ha aislado, además de su capital Shijiazhuang, la ciudad de Nangong y otros dos condados.

El supercontagiador de Jilin es un hombre de 45 años que participó en una promoción de mercado relacionada con el sector de la salud. Fue identificado como portador del virus el pasado martes y ayer pasó a ser un caso confirmado.

El hombre viajó a tres ciudades de Jilin desde la vecina provincia de Heilongjiang en trenes y autobuses e impartió cuatro conferencias en dos clubes de salud entre el 8 y el 11 de enero.

Allí causó un total de 102 contagios directos e indirectos, incluidas 79 personas que asistieron a las charlas y 23 de sus contactos cercanos, según el diario oficial Global Times.

El caso del supercontagiador de Jilin ha llevado también a otras ciudades a suspender actividades de ventas que supongan grandes congregaciones de personas.