EFEJartum

El presidente del Consejo Soberano sudanés, el general Abdelfatah al Burhan, aseguró este miércoles que no habrá una purga interna tras la intentona de golpe de Estado frustrado ayer por el Ejército, mientras que el Gobierno abogó por una reforma de las instituciones de seguridad.

"Ningún partido podrá sacar a las fuerzas regulares de la escena en Sudán durante el período de transición porque no hay un gobierno electo", afirmó Al Burhan en un discurso en la ceremonia de graduación de soldados en el oeste de Jartum.

"Hay fuerzas políticas que nos atacan pero no aceptaremos que nos dominen y hablen mal de nosotros, es nuestro deber evitar que un partido político monopolice el poder durante el período de transición", agregó.

Ayer, el primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, dijo en un discurso televisado que lo ocurrido fue "un golpe planificado por algunas partes de dentro y de fuera de las Fuerzas Armadas" y lo atribuyó a los intentos de los "remanentes" del antiguo régimen de desestabilizar el país.

Asimismo, abogó por una reforma de las fuerzas de seguridad y armadas "para terminar de desmantelar el régimen" del exdictador Omar al Bashir, derrocado en abril de 2019.

Sin embargo, Al Burhan defendió al Ejército y señaló que son "las Fuerzas Armadas las que abortaron el intento de golpe y no quieren tomar el poder".

Desde que el Ejército derrocara a Al Bashir, tras meses de protestas populares en las calles, ha mantenido un pulso por el poder con las fuerzas civiles que lideraron la revuelta y ha hecho algún desplante al Gobierno civil de Hamdok.

Según un comunicado del Consejo de Seguridad y Defensa, las fuerzas de seguridad sudanesas recibieron información la tarde del lunes y la madrugada del martes de la planificación y posterior ejecución de un "intento de golpe de Estado".

El cabecilla de la intentona es Abdelbaqi al Hasan Ozman (Bakraui), apuntó la nota, que está siendo investigado tras su arresto junto con otros 22 oficiales de diferentes rangos y varios suboficiales y soldados.

Los medios de comunicación oficiales informaron ayer por la mañana de que la intentona había sido abortada y que la situación estaba bajo control en todos los cuarteles donde los uniformados rebeldes se habían sublevado.