EFEMogadiscio

Al menos trece soldados somalís murieron hoy en la capital de Somalia, Mogadiscio, y siete resultaron heridos después de que un hombre se inmolara con explosivos en la entrada del campo de entrenamiento militar General Dhagabadan, confirmaron a Efe fuentes policiales.

Según dijo a Efe el agente de policía Mohamed Adam, el atacante -que iba vestido como un recluta más- no llegó a entrar en el campo, sino que detonó el chaleco de explosivos que llevaba bajo la ropa en la fila de entrada al recinto, situado en la zona sur de la capital.

El atentado fue reivindicado por el grupo yihadista Al Shabab a través de sus redes sociales.

Según medios locales somalís, la operaciones de emergencia siguen en el lugar de la explosión, bajo el control de las fuerzas de seguridad.

En el Centro de Entrenamiento General Dhagabadan -que lleva el nombre de un héroe del Ejército somalí muerto en 2015 en un asalto de Al Shabab a un hotel de Mogadiscio- se ha desarrollado durante los últimos años el adiestramiento de los soldados somalís por parte de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea (EUTM-Somalia).

La misión europea -lanzada en 2010 en Uganda para trasladarse en 2014 a Somalia- ofrece a los reclutas somalís una amplia formación militar, incluyendo "movimientos ofensivos y defensivos, patrullaje, establecimiento de puestos de control, primeros auxilios contra IED (siglas inglesas de artefacto explosivo improvisado)...", como explicó a Efe a finales de 2019 desde ese centro el instructor y capitán del Ejército español Diego Andrés Frías.

Mogadiscio sufre a menudo ataques perpetrados por Al Shabab, organización islamista afiliada a Al Qaeda desde 2012 y que controla las áreas rurales del centro y sur del país, donde pretende instaurar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.