EFEEl Cairo

Al menos 23 personas murieron hoy, en su mayoría combatientes de una facción islámica, por la explosión de una bomba en un cuartel en el sur de Siria, cerca de un paso fronterizo con Jordania, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La explosión se produjo en un cuartel de la facción Ejército del Islam cerca de la localidad fronteriza de Naseeb Has, en la provincia de Deraa.

La ONG afirmó que la mayoría de las víctimas mortales pertenecen a esa facción y aseguró que el atentado produjo además decenas de heridos, algunos de ellos en estado grave.

Desde el pasado 9 de julio está en vigor un alto el fuego en Al Sueida y las regiones meridionales de Deraa y Al Quneitra, logrado gracias a un acuerdo entre Rusia -aliada del Gobierno de Damasco-, Jordania y EEUU, ambos valedores de la oposición.