EFENairobi

Al menos ocho personas murieron hoy en un ataque contra un autobús supuestamente perpetrado por miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab en el condado de Wajir (noreste de Kenia), informó la Policía.

"Sí, puedo confirmar que el ataque ocurrió y que perdimos ocho vidas inocentes de kenianos", afirmó el comisario de policía del la región noroeste de Kenia, Mohamed Birik, en declaraciones al diario "The Star".

Los supuestos terroristas detuvieron el autobús, que circulaba entre las localidades de Kutulo y Wargadud, ordenaron a los pasajeros bajar del vehículo y los dividieron entre locales y no locales, para acabar con la vida de estos últimos.

Tras ejecutar a esas personas, los atacantes ordenaron al resto de pasajeros que volvieran al autobús para continuar con el viaje, que tenía como destino la ciudad de Mandera, fronteriza con Somalia.

"Es lamentable que Al Shabaab haya perfeccionado el arte de matar almas inocentes. Es diabólico y triste que su sed de sangre de inocentes kenianos persista", aseveró Birik.

"Como gobierno, nunca cederemos. Iremos por ellos y los sacaremos de sus escondites", agregó el comisario.

Agentes de policía liderados por fuerzas especiales han sido desplegados sobre el terreno y llevan a cabo labores de vigilancia terrestre y aérea mientras persiguen a los atacantes, que huyeron en dirección a la vecina Somalia.

El gobernador de Wajir, Mohamed Abdi, condenó el atentado y pidió más medidas de seguridad al Gobierno.

"Quiero apelar a nuestro aparato de seguridad para que se mantenga proactivo y en alerta en todo momento. No podemos estar perdiendo vidas hoy en día" a manos de terroristas, remarcó Abdi.

La emboscada de los supuestos yihadistas ocurrió después de que el pasado 30 de octubre dos presuntos terroristas murieran y cinco personas resultaron heridas, incluidos dos policías, en el ataque de Al Shabab a una comisaría policial de Wajir.

El peor ataque de ese grupo terrorista contra un autobús en Kenia se produjo el 22 de noviembre de 2014, cuando ejecutó a 28 de sus 60 pasajeros después de identificarlos como no musulmanes.

El condado de Wajir linda con Somalia, donde Al Shabab, grupo que se afilió a Al Qaeda en 2012, controla parte del territorio en el centro y el sur y aspira a instaurar en ese país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Desde octubre de 2011, cuando el Gobierno keniano envió al Ejército a Somalia como respuesta a una oleada de secuestros supuestamente obra de Al Shabab en su territorio, los radicales islámicos han perpetrado numerosos ataques en Kenia.

Esta organización terrorista se atribuyó el atentado del pasado 15 de enero contra un complejo hotelero de Nairobi, que causó 21 muertos.

El ataque más grave de Al Shabab en suelo keniano acaeció en abril de 2015, cuando 148 personas murieron en el asalto de un comando terrorista a la Universidad de Garissa (norte).

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE

pa/psh