EFEMogadiscio

Al menos dos civiles y tres militares murieron en un atentado del grupo yihadista somalí Al Shabab contra un hotel de Mogadiscio en el que cinco terroristas fueron abatidos, confirmaron este miércoles a Efe fuentes gubernamentales.

Los terroristas tomaron el hotel "Liga Juvenil Somalí" (SYL) durante unas seis horas, informó el portavoz del Gobierno Ismael Mukhtar, quien anunció el fin de la operación militar poco antes de las dos de la madrugada hora local (23.00 GMT).

El ataque comenzó alrededor de las 19.00 horas del martes (16.00 GMT), cuando cinco yihadistas disfrazados de policías dispararon de forma indiscriminada y lanzaron granadas de mano.

Según confirmó vía Twitter la subcomisaria de policía Zakia Hussein, "dos de los atacantes fueron abatidos (por guardias de seguridad) fuera del hotel" mientras que el resto consiguió entrar en el recinto, donde tenía lugar la presentación de un libro con más de 70 asistentes, entre otros actos.

Las fuerzas de seguridad somalís mataron a los otros tres yihadistas en el interior del establecimiento y evacuaron "a más de un centenar de personas, entre funcionarios gubernamentales y civiles", de acuerdo con fuentes del Ministerio de Información somalí.

El grupo terrorista Al Shabab reivindicó este atentado mientras ocurría, al confirmar que su comando suicida (inghimasi) estaba llevando a cabo "un asedio planeado" en el hotel SYL.

Este popular hotel se encuentra en las inmediaciones del palacio presidencial, es habitualmente frecuentado por miembros del Parlamento y desde 2013 es objeto de numerosos atentados.

En agosto de 2016, otro ataque con bomba perpetrado por Al Shabab en este establecimiento causó 22 muertos, y a finales de febrero de ese mismo año al menos 14 personas perdieron la vida en un asalto yihadista durante el que hicieron estallar un coche bomba.

Mogadiscio sufre a menudo atentados de Al Shabab, organización terrorista que se afilió en 2012 a la red internacional Al Qaeda y que controla parte del centro y el sur de Somalia, donde aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

El pasado 6 de diciembre, once personas fueron asesinadas tras verse obligadas por miembros de Al Shabab a abandonar el autobús en el que viajaban por el condado de Wajir, en el noreste de Kenia -donde también atentan los yihadistas- y fronterizo con Somalia.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.